Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Viernes, 18 de marzo de 2011, a las 20:18

“Nuestra labor debe ser trabajar para corregir la desigualdad de acceso a las tecnologías”

“Pedimos una homogeneidad en los criterios de las agencias evaluadoras para ahorrar muchos esfuerzos de ambas partes”

“Creemos que un sector estratégico como es éste debe contar con un marco estable de actuación por parte de todos los agentes que pertenecen al mismo”

Elisa Ambriz, Enrique Pita. Imagen: Pablo Eguizábal, Miguel Ángel Escobar. Madrid
Presidente de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) desde hace algo más de dos meses, Daniel Carreño lidera una transición tranquila con una vocación continuista de los proyectos iniciados por su predecesor, Carmelo Sanz. Quizá la más llamativa de estas iniciativas sea la defensa de los intereses de un sector en el que conviven sensibilidades muy diferentes en un momento en el que la crisis económica invita a las administraciones a hacer recortes en la adopción de nuevas tecnologías. Sin embargo, Carreño también se plantea otros objetivos para un sector que reclama un marco más estable y la definición de unos objetivos de sostenibilidad al margen de los "vaivenes" políticos y económicos.

Daniel Carreño.

Acaba de llegar a la presidencia de Fenin, hace escasos dos meses que está al frente de la Federación, y aunque ya conocía bien la casa al pertenecer su empresa, General Electric (GE) Healthcare. ¿Cómo ha encontrado la Federación? ¿Ha sido una transición supongo que sencilla, no tumultuosa al menos?

En absoluto ha sido tumultuosa. Ha sido una transición muy agradable. Se trata de una Federación, una asociación empresarial con una larga trayectoria, con mecanismos operativos e hitos procesales perfectamente definidos y en ese sentido nos hemos limitado a ejecutar lo que en ese momento tocaba y he contado con todo el apoyo del presidente saliente, Carmelo Sanz, y con una vocación absolutamente continuista por mi parte y de seguir reforzando aquellas áreas que consideramos prioritarias para la organización, que son fundamentalmente la innovación y la promoción de la actividad exterior de nuestras empresas.

 ¿Cómo afecta la crisis económica al sector de la tecnología sanitaria? ¿Es uno de los sectores a los que hay tendencia a recurrir con medidas no demasiado halagüeñas cuando nos encontramos en situaciones como ésta? 

Estamos todos inmersos en una crisis económica que nos va a afectar como afecta al resto de los sectores. En nuestro caso está siendo particularmente severa y sí que pone en peligro alguno de esos planes de innovación y de inversión a largo plazo. Creo que un sector como éste debe venir soportado por unos marcos estables de actuación y, sobre todo, por unos objetivos de sostenibilidad a largo plazo.

De 2010 se dice que ha sido un año terrible para la industria farmacéutica por los varios recortes¿Se podría establecer un paralelismo con la industria de tecnología sanitaria?

Nos enfrentamos a una realidad en la que hemos visto planes, presupuestos para 2011 que prevén una reducción significativa del gasto, lo que necesariamente afecta a la inversión del sector público, uno de nuestros grandes clientes. Ese sería el primer impacto en una situación de partida ya especialmente lesiva. Tenemos los precios de tecnología más bajos de Europa, eso es una realidad constatable, por lo que cualquier reducción sobre esas cantidades ya es especialmente gravosa para el sector.

A eso le añadimos la realidad de la deuda, que en estos momentos y en base a nuestros cálculos,se ha cerrado en 2010 en unos 3.870 millones, con un periodo de cobro medio de 347 días, lo que se aleja mucho de lo que la Ley establece (60 días para el año 2010 hasta los 30 días que marca para 2013). Evidentemente este diferencial entre el periodo estimado de cobro y el periodo real de cobro supone unas tensiones de tesorería, en un entorno además de liquidez limitada como es el actual, que sin duda impiden a las empresas hacer esas inversiones en I+D que tenían previstas.

“La crisis pone en peligro alguno de los planes de innovación e inversión a largo plazo”.

“Se toman medidas para subsistir. El sector en su conjunto está sufriendo mucho”.

¿Qué otros objetivos se marca Fenin para 2011 en el terreno económico? ¿Establecen alguna reducción tanto en cuanto a deuda como a días de pago?

En este ámbito concreto, como en cualquier otro aspecto, mostramos siempre una voluntad de colaboración y nuestra actitud permanente es ésa. Creemos que un sector estratégico como es éste debe contar, insisto, con un marco estable de actuación por parte de todos los agentes que pertenecen al mismo. En ese sentido, y en concreto en el ámbito de la deuda, creemos que debemos buscar fórmulas que permitan a las empresas hacer unas previsiones financieras razonables.

Uno de los mecanismos puede ser el confirming. Hemos trabajado con varias comunidades autónomas que ya lo han puesto en marcha, pero nosotros abogamos por su generalización porque permite saber cuándo vas a cobrar y en aquellos casos en los que necesites anticipar el cobro por esa tensión de tesorería de la que hablaba, es posible hacerlo. Este sistema dota de transparencia y seguridad al sistema y creemos que es positivo para todos los agentes. Afortunadamente, parece que se avanza en esta dirección y confiamos que se pueda hacer en aquellas comunidades que aún no lo están aplicando.

¿Hay alguna situación en la que sí se está recurriendo a este modelo?

"Somos una organización empresarial con una facturación global de más de 8.300 millones de euros"

Sí, hay algunas regiones que lo han puesto en marcha y otras que están pensando hacerlo en los próximos meses. Creo que todos somos conscientes del problema e, insisto, es un sector con vocación de permanencia y en ese sentido quiero creer que hay buena voluntad por todas las partes.

¿Está afectando la crisis o el problema con la deuda y las administraciones más a unos grupos que a otros dentro de Fenin?

Somos una organización empresarial con una facturación global de más de 8.300 millones de euros, lo que representa aproximadamente el 8 por ciento del volumen europeo, teniendo en cuenta que entre cinco países (España, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) constituimos el 75 por ciento del mercado de la tecnología sanitaria, por lo tanto, estamos hablando de un sector con un importante calado económico y social.

Por otro lado, dentro de nuestra propia asociación, la realidad es muy plural. Las empresas pertenecen a distintos sectores que nosotros tratamos de especializar para asegurarnos de que mantenemos toda la representatividad y que, por otra parte, tienen naturalezas muy diferentes, pequeña, mediana, gran empresa o empresa nacional, multinacionales españolas o extranjeras, donde muchas de sus realidades pueden ser específicas, pero con carácter general, todas están sufriendo la crisis.

Creo que el condicionante principal es el tamaño. Si eres una pyme, esa tensión de tesorería puede provocar tu desaparición, pero si eres una empresa de mayor calado, ya seas multinacional española o extranjera, puedes tener un apoyo adicional de tu matriz que te permita subsistir de alguna manera por un tiempo adicional aún a costa de tener que abordar programas de reducción de costes, reestructuraciones e incluso eliminación de empleos. En su conjunto, el sector está sufriendo mucho.

Lea la entrevista completa