16 nov 2018 | Actualizado: 14:50

Cae la confianza en el médico como comunicador

Los investigadores de centros públicos y privados se configuran como las opciones favoritas para explicar los últimos avances en I+D, según el último Eurobarómetro

Domingo, 24 de noviembre de 2013, a las 19:01
Redacción. Madrid
La confianza en el médico como fuente primaria de información sobre el impacto de los avances científicos y tecnológicos ha caído un tres por ciento en el último año, según los resultados del último Eurobarómetro enfocado a la I+D publicado por la Comisión Europea. En concreto, solo un 21 por ciento de los más de mil ciudadanos españoles encuestados señala al médico entre los tres profesionales que, a su juicio, están más cualificados para emprender esta tarea.

Fuente: Comisión Europea.


Este porcentaje, no obstante, está por encima de la media de la Unión Europea (UE), donde solo el 19 por ciento de los participantes lo incluían entre sus comunicadores ‘favoritos’. Por encima de los médicos se sitúan los investigadores y científicos de entidades públicas, escogidos por un 80 por ciento de los encuestados (+12% respecto a hace un año y +14% sobre la media UE), y los investigadores de empresas privadas, mencionados por el 48 por ciento de los participantes (+14% de crecimiento y +15% sobre la media europea).

Junto a los médicos, también han visto socavada su confianza como comunicadores los periodistas de televisión, seleccionados por el 11 por ciento de los españoles (un 3% menos que hace un año), las organizaciones de consumidores (10%, -3% respecto a hace un año), los periodistas de prensa escrita (6%, -5%) y los representantes del Gobierno (4%, -11%).

Por otra parte, la encuesta elaborada por la Comisión Europea también consultaba a los participantes por el impacto sobre su salud de los avances científicos. De este modo, el 58 por ciento (ocho puntos por encima de la media europea) se mostraba “totalmente de acuerdo” con la afirmación de que la ciencia y la tecnología hacen nuestra vida más saludable. El porcentaje se eleva hasta el 78 por ciento cuando a la ecuación de la salud se añaden las comodidades y facilidades en la vida diaria (+13% sobre la media UE). ‘Solo’ el 21 por ciento de los participantes españoles negó en rotundo que la ciencia y la tecnología mejoren en algo su salud (+2% sobre la media europea).