Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Cada año se detectan un centenar de melanomas en Extremadura

Cada vez es más frecuente entre los jóvenes menores de 35 años este tipo de cáncer

Jueves, 07 de julio de 2011, a las 23:55

Ana Rosas Murillo, presidenta autonómica de la AECC.

Redacción. Mérida
En Extremadura se detectan cada año una media de 100 melanomas, el tipo de cáncer más agresivo y que suele originar metástasis, según el profesor Ginés Sánchez Hurtado, quien ha alertado de los perjuicios de tomar el sol de forma inadecuada y de que la región es un “semillero” de rayos ultravioletas.

Ginés Sánchez, profesor titular de Dermatología de la Universidad de Extremadura, ha lanzado esta advertencia en una rueda de prensa en la que ha comparecido junto a la presidenta autonómica de la Asociación Española Contra el Cáncer, Ana Rosas Murillo; el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Badajoz, Cecilio Venegas; el oncólogo del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, Fernando García Urra, y el alergólogo Irán Sánchez Ramos.

Rosas ha señalado que, según los resultados de un estudio realizado por la AECC a 1.100 personas de toda España, el 35 por ciento de los padres con hijos mayores de 10 años considera que sólo es necesario proteger a sus hijos del sol cuando más calienta.

Este informe refleja además que el 72 por ciento utiliza el mismo factor de protección solar para toda la familia cuando el niño supera los 10 años, a pesar de que deberían utilizar uno específico para los menores. Frente a ello, ha hecho una llamada de atención a los padres, a lo que García Urra ha añadido que cada vez es más frecuente detectar en los jóvenes menores de 35 años melanomas, que pueden aparecer por la exposición inadecuada al sol o a otras fuentes artificiales como las lámparas bronceadoras de ultravioletas.

En este sentido, Sánchez Hurtado ha apostado por la prevención frente al sol, a pesar de ser “necesario para la vida”, y por acudir al especialista para revisiones de la piel o de lunares, dado que Extremadura, a su juicio, es un “semillero de rayos ultravioletas tal que a mediodía no se debería salir a la calle”. Ha concretado que en Extremadura aparecen al año unos 100 casos de melanomas, número que ha ido en aumento progresivamente, en su opinión, por tomar el sol inadecuadamente “durante años” y por una mayor concienciación respecto a la piel que ha incrementado el número de consultas y de diagnósticos.

A su juicio, determinados sectores de población deberían tener un especial cuidado, como los familiares de pacientes con melanomas; personas con lesiones solares en la piel o en las plantas de los pies y las manos; o con la piel, el pelo y los ojos claros y lunares de gran tamaño. Asimismo, Venegas y Sánchez Ramos han apuntado que medicamentos como los antiinflamatorios, los antibióticos y los tratamientos de enfermedades de corazón, cáncer o la hipertensión, o ciertos cosméticos y perfumes, también pueden ocasionar problemas dermatológicos como urticarias, ronchas o rojeces.

Por ello, todos han coincidido en insistir en que se debe usar fotoprotector del factor adecuado a cada tipo de piel y renovarlo periódicamente tanto en la piscina y en la playa como paseando por la calle, y evitar el sol en las horas centrales del día.