Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Jueves, 03 de marzo de 2011, a las 10:26

Redacción. Cáceres
Cada año mueren casi 1.800 personas en Extremadura a causa del tabaco, según ha señalado el jefe del Servicio de Neumología del Hospital San Pedro de Alcántara, Fernando Masa, quien ha incidido en que este dato supone el 5 por ciento de la población.

Masa ha hecho estas declaraciones en la presentación de la jornada celebrada en el centro sanitario cacereño sobre los beneficios del abandono del tabaquismo dos meses después de la entrada en vigor de la ley que prohíbe fumar en espacios públicos.

Fernando Masa ha estado acompañado de la gerente del Área de Salud de Cáceres, Pilar Robledo, y del vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, Juan Antonio Riesco.
El jefe del Servicio de Neumología ha indicado que el nivel de prevalencia de la población fumadora en Extremadura y en España es superior al de países del entorno, más de un 26 por ciento.

En su opinión, la población todavía no es consciente de la gravedad de esta adición, “que debe ser tratada como una enfermedad”, y ha añadido que sólo el tabaquismo, y las patologías que lleva aparejadas, propicia más muertes, a nivel mundial, que el sida, la malaria y la tuberculosis juntas”.

Por su parte Riesco ha explicado que la campaña consiste en una gran mesa situada en la entrada principal del Hospital San Pedro de Alcántara, en la que se forma voluntaria se llevan a cabo varias pruebas que indican el nivel de la tasa de monóxido de carbono que se fija a la sangre en lugar del oxígeno, lo que provoca una peor oxigenación de los órganos.

Este método indirecto de estudio analiza en concreto los niveles de carboxihemoglobina, sustancia que se genera en el organismo debido al consuno de cigarrillos. Asimismo, una segunda prueba mide la edad pulmonar, que en el caso de las personas fumadoras, suele ser mayor que su edad real, en algunos casos, según ha aseverado Riesco, en más de 20 años.