Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Buruaga “tiende la mano” a los sindicatos para restablecer su confianza en el proyecto Valdecilla

Se compromete a negociar con ellos las condiciones laborales de sus trabajadores

Jueves, 16 de mayo de 2013, a las 22:14

Redacción. Santander
La consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha tendido la mano a los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Personal de Instituciones Sanitarios –CCOO, UGT, CSIF, Satse y USO- para reestablecer su confianza en el proceso abierto por el Gobierno para terminar las obras de Valdecilla y se ha comprometido a someter a  negociación todo aquello que pueda afectan a las condiciones laborales de los trabajadores.

María José Sáenz de Buruaga, consejera de Sanidad y Servicios Sociales.

“La mano de esta Consejería y del Gobierno está tendida”, ha afirmado la consejera durante su intervención en la Mesa Sectorial, donde  ha informado a los sindicatos sobre el contrato de colaboración público-privada proyectado para terminar en dos años, de manera definitiva, las obras de Valdecilla.

La consejera ha mostrado su máxima sensibilidad a la negociación y se ha mostrado dispuesta a informar puntualmente a los sindicatos tanto individualmente como de manera conjunta en la Mesa Sectorial sobre todos los aspectos del procedimiento.

Su objetivo es eliminar resistencias, despejar incertidumbres” y  “reestablecer la confianza”, porque “Valdecilla –ha dicho- es un proyecto de todos, que requiere el empuje de todos y sumar esfuerzos”.

La consejera ha hecho hincapié en que el Gobierno está “abierto permanentemente al diálogo”, lo que no pasa –ha añadido- por retirar el contrato ni por parar Valdecilla,  pero sí  por buscar un entendimiento y trabajar de manera conjunta con los representantes de los trabajadores para negociar todo aquello que pueda afectar a sus condiciones laborales.

No obstante, Sáenz de Buruaga ha dejado claro que el pliego provisional del contrato, cuya tramitación ha sido paralizada de manera cautelar por el Tribunal Central de Recursos Contractuales,  preserva el empleo público hasta las últimas consecuencias.