Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:55
Domingo, 09 de marzo de 2014, a las 15:45

La primera promoción, a punto de graduarse.

Hiedra García / En 2008 miles de alumnos españoles y europeos se manifestaban contra la adaptación de las titulaciones universitarias al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), comúnmente conocido como Plan Bolonia; seis años después, la primera promoción de alumnos de Medicina ‘cien por cien Bolonia’ está a punto de graduarse. Es tiempo de analizar los cambios, los avances y retrocesos de un proyecto que aterrizó en el peor escenario económico posible.

La convergencia ha sido la palabra estrella desde el momento de la gestación del Plan Bolonia; era el objetivo primordial, conseguir que los titulados universitarios europeos tuvieran el mismo nivel y más facilidad para trasladarse entre países. Una convergencia que nunca ha significado homogeneidad. Desde el principio, en el caso de Medicina, algunos países optaron por la forma pura de Bolonia, es decir, tres años de grado y tres de máster; otros, por cuatro de grado y dos de máster, mientras que en España se mantuvo la titulación de seis años y máster automático al tener 360 créditos.

Acceda a la nueva edición de 'REVISTA MÉDICA'