12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Boi Ruiz, nuevo consejero de Salud de Cataluña

Hasta ahora era presidente de la patronal hospitalaria concertada La Unió

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Madrid
El médico Boi Ruiz será el consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, según fuentes del nuevo Ejecutivo catalán. Es una de las últimas incorporaciones que se han oficializado, junto a la abogada jefe del Estado en Cataluña, Pilar Fernández Bozal, como consejera de Justicia, y el catedrático de Economía y profesor de Esade, Francesc Xavier Mena, como consejero de Empresa y Empleo.

Boi Ruiz.

El actual presidente de la patronal sanitaria concertada Unión Catalana de Hospitales (La Unió) y futuro consejero de Salud de la Generalitat, (está previsto que tome posesión mañana miércoles), Boi Ruiz, se ha convertido en otro de los fichajes independientes del nuevo presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Nacido en Barcelona en 1954, el doctor en Medicina y Cirugía por la Universitat de Barcelona (UB) y diplomado en Gestión Hospitalaria por la Escuela de Alta Dirección y Administración de Barcelona (EADA) se ha mostrado favorable al copago en función de la renta, en múltiples ocasiones, para afrontar el déficit de recursos que adolece la sanidad pública.

Especializado en cirugía ortopédica y traumatológica, así como en gestión hospitalaria, Ruiz es considerado un 'buen gestor', bendecido por la consellera de Salud saliente, Marina Geli. Sin embargo, su enfrentamiento con los médicos catalanes durante las huelgas de primavera de 2006 generó desavenencias con el colectivo, al que deberá ganarse.

La tesis de Ruiz, de 56 años, giró entorno a los centros de resultados del sector salud, y actualmente es vocal de la junta directiva de Fomento del Trabajo Nacional; patrón de la Fundación privada Hospitalaria Sant Camil, presidente de la Fundación Althaia de Manresa (Barcelona) y vocal del Servicio Catalán de la Salud (CatSalud).

Ruiz se sumó a la petición de la consellera Geli, en junio de este año, de estudiar medidas de copago en función de la renta, así como de aplicar una rebaja fiscal para los ciudadanos que cuenten con una mutua privada de salud.

En ese momento, se manifestó a favor de un sistema de copago en función de la renta que identificara mediante colores las tarjetas sanitarias, como sucede en el caso de los pensionistas en Barcelona, dijo a modo de ejemplo. Por supuesto, defendió la gratuidad del sistema para los jubilados.

Finalmente, criticó que se quiera "cargar de ideología el debate del copago" porque nadie cuestiona que el sistema público de sanidad deba cambiarse, pero planteado de esta forma es "insostenible", constató a Europa Press en ese momento.

En 2008, Ruiz se puso a la cabeza de patronales y sector --Fomento del Trabajo, Fepime Catalunya, Fenin Catalunya y la Federació de Mutulaitats--, para pedir tasas de utilización de los servicios para promover el uso racional de los medicamentos y la utilización de los servicios sanitarios con el fin de garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

En innumerables ocasiones, el futuro conseller se ha mostrado muy crítico con la subida del IVA de los servicios sanitarios que contrata el Estado, y que en 2009 sumaban 130 millones de euros más por este concepto.

La Unió, de la que Ruiz había sido durante años director general, es una asociación empresarial que agrupa a casi cien entidades sanitarias y sociales donde trabajan 40.000 trabajadores.

El nombre de Ruiz sonaba en las quinielas desde hacía meses, y así lo adelantó Redacción Médica en su edición del día 2 de septiembre. Junto a él, sonaba también el del actual presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Miquel Vilardell. El también jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona renunció a esta posibilidad hace semanas, aunque asesorará al Gobierno de Artur Mas.