Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:05

Boi Ruiz admite que las listas de espera son una “meta no alcanzada”

A su juicio, “los resultados sanitarios del sistema público se han mantenido en los estándares anteriores a la crisis y en algunos casos han mejorado”

Viernes, 27 de noviembre de 2015, a las 18:07
Redacción. Sitges
El consejero de Salud en funciones, Boi Ruiz, ha afirmado que las listas de espera y el sedentarismo de los catalanes son "metas no alcanzadas" del Plan de Salud 2011-2015, del que ha hecho balance este viernes en unas jornadas que han reunido a 2.000 profesionales en Sitges.

Artur Mas y Boi Ruiz, ambos en el acto de presentación del Plan de Salud 2011-2015. 

Ruiz también ha esbozado algunas de las líneas estratégicas del plan para el periodo 2015-2020, como reducir en un 10% la tasa de mortalidad por cáncer en Cataluña y en un 20% las muertes por enfermedades del aparato circulatorio en los próximos cinco años.

En declaraciones a los medios, ha dicho que el actual plan ha alcanzado los objetivos: "Los resultados sanitarios del sistema público se han mantenido en los estándares anteriores a la crisis y en algunos casos han mejorado".

Cataluña ya ha alcanzado la tasa de mortalidad por enfermedades del corazón fijada para 2020 con 38,5 defunciones por 100.000 habitantes, 7,3 puntos menos que en 2010; la mortalidad por ictus -31,2 casos- se ha reducido en 4,2 puntos, y la de cáncer de mama -19,3- ha disminuido dos puntos.

No obstante, algunos campos le preocupan, como el sedentarismo y la obesidad, el número de suicidios -aunque Cataluña está por debajo de la media europea- y la accesibilidad en las listas de espera, reto que está "muy condicionado a aspectos económicos".

Mejora de la esperanza de vida

El plan ha conseguido mejorar el indicador de esperanza de vida en buena salud en cuatro años: entre 2010 y 2013 ha aumentado en 2,1 años en los hombres y 5,7 años en mujeres, un objetivo conseguido antes de 2020, como estaba previsto.

También ha incrementado el indicador global de esperanza de vida al pasar de una media de 82,3 años en 2010 hasta los 83,2 años en 2013, y la mortalidad ha descendido un 8,5% en el mismo periodo, gracias a factores como la reducción de las enfermedades cardiovasculares.

Ruiz ha argumentado que el Plan de Salud es un "instrumento indispensable porque ha hecho viable el sistema", y ha facilitado que continúe progresando, a la vez que ha mentenido e incrementado los resultados.