Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 12:55
Sábado, 12 de julio de 2014, a las 11:44
Redacción. Madrid
La parlamentaria del BNG en el Congreso de los Diputados Rosana Pérez ha presentado una proposición no de ley y una iniciativa parlamentaria en la Cámara Baja para instar al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a facilitar con carácter urgente el acceso de personas enfermas de hepatitis C a la nueva generación de fármacos destinados a erradicar esta enfermedad.

Rosana Pérez.

El BNG señala que hasta el año 2011 la terapia clásica era de interferón y rivabirina cuya tasa de curación era del 40 por ciento aproximadamente, con fuertes efectos secundarios. A partir de 2011, salieron al mercado productos que se administraban cada uno por separado combinados con otros dos fármacos. De este modo, se logró elevar la tasa de curación pero sigue siendo poco eficaz en los casos más graves.

Sin embargo, hace poco se descubrió una nueva familia de fármacos que suscitaron el optimismo de las personas infectadas puesto que tiene porcentajes de efectividad de más del 90 por ciento. Según explica el Bloque, puede llegar a erradicar de todo la dolencia con tratamientos de una duración de 12 a 24 semanas.

El problema reside en que el tratamiento cuenta con un medicamento de precio elevado, sofosbuvir, de Gilead,  que cuesta casi 60.000 euros por caso, pero "no está en el catálogo de medicamentos que entran en el Sistema Nacional de Salud". La diputada del BNG subraya que en enero pasado la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprobó el sofosbuvir, aunque el Ministerio de Sanidad todavía no ha llegado a un acuerdo con la empresa que lo produce.

Con todo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) estableció en enero excepcionalidades para su administración, especialmente para los casos más graves como personas con trasplantes hepáticos, con cirrosis o en situación muy grave. Así, "al poco tiempo se restringieron las condiciones, lo que causó una gran frustración entre pacientes y personal sanitario porque el tiempo es una baza muy importante para parar la enfermedad a tiempo y evitar un desenlace fatal", señala Rosana Pérez.

Por todo ello, la diputada del BNG considera que "no es entendible que, por ejemplo, se haga esperar a pacientes ya trasplantados, con el altísimo coste que este tipo de operaciones tienen, además de la espera por un nuevo hígado que se puede degenerar". De tal forma, cree que "es una prioridad que el Ministerio desbloquee la disposición de sofosbuvir para los casos graves y prioritarios".

"Éste sería el primer paso, el siguiente sería acelerar las negociaciones con la farmacéutica para lograr que este fármaco sea parte del catálogo de medicinas del sistema nacional de salud", agrega Rosana Pérez.