19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

BioCruces trabajará en proyectos para mejorar la eficiencia de la atención sanitaria

De esta manera se presta un mejor servicio sanitario al paciente y se ahorran costes innecesarios

Jueves, 27 de diciembre de 2012, a las 13:35

Redacción. Bilbao
El Instituto de Investigación Sanitaria BioCruces ha manifestado su interés por trabajar en la detección de procedimientos clínicos y asistenciales poco eficaces o eficientes. Así lo ha asegurado el jefe de su Unidad de Epidemiología Clínica y Apoyo a la Investigación, José Ignacio Pijoán, que ha anunciado también la confirmación de una subvención por parte del Departamento de Salud del Gobierno vasco para que el instituto lleve a cabo un proyecto dentro de la línea ‘Mejora de la adecuación de la práctica asistencial y Clínica’ (Mapac).

Ildefonso Martínez de la Fuente, director científico del Instituto BioCruces.

Los resultados esperados “son la eliminación de manera parcial o total de recursos utilizados en prácticas, procedimientos, tecnologías o fármacos que se estima que aportan poco o ningún beneficio a la salud, de manera que representan una asignación de recursos ineficiente”, según ha apuntado Pijoán. Asimismo, se pretende promover las prestaciones que sí se hayan valorado como útiles, adecuando en algunos casos las indicaciones y el uso de las mismas, de manera que se consiga mejorar los resultados en los pacientes.

Según ha explicado, “no siempre las prestaciones que los pacientes reciben en los sistemas sanitarios de todo el mundo son las más adecuadas. Por eso, su identificación y reducción ayuda a alcanzar una mejor calidad asistencial al mantener, como mínimo, los beneficios clínicos mientras que la utilización de los recursos es más racional”. De este modo, “se favorecen las intervenciones más justificadas y con un balance entre coste y efectividad más favorable”.

Este tipo de iniciativas están en línea con otras similares que ya están en marcha en sistemas sanitarios internacionales. Sin embargo, “en el ámbito local, no es fácil trasladar a la práctica aquellos propósitos si no se hace de manera objetiva, rigurosa y participada. Por eso, la creación de grupos como el de MAPAC, con el apoyo de la dirección del hospital, son de gran importancia”, ha señalado el jefe de la Unidad de Epidemiología.

La noticia de la recepción de fondos para investigar de forma colaborativa en varios procesos (transfusiones sanguíneas, tratamiento programado de los aneurismas de aorta abdominal, etc.) “es sin duda un estímulo para seguir trabajando y asentando esta línea de investigación, clave para conseguir que la información científica y técnica disponible sea utilizada directamente en una mejora de las prestaciones de los sistemas sanitarios públicos”, ha afirmado Pijoán. “Es una de las formas más directas de transformar el conocimiento producido a partir de la investigación (ámbito de un instituto de investigación como BioCruces) en una mejora de la calidad de la asistencia (ámbito del sistema sanitario, en este caso del Hospital Universitario Cruces)”, ha concluido.