20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Bauzá reitera a la oposición que los hospitales deben cerrarse

El presidente les recuerda que el plan de ajuste ayudará a pagar a los proveedores

Jueves, 10 de mayo de 2012, a las 17:40

Redacción. Palma de Mallorca
El Gobierno balear no ha atendido las peticiones que le han realizado los dos partidos de la oposición y continua adelante con el Plan de Equilibro Económico, que incluye el cierre Hospital y el Joan March, una de las principales reclamaciones que le han realizado los portavoces de los grupos parlamentarios del PSIB y el PSM-IV-ExM, Francina Armengol y Biel Barceló, que le han instado a que dé marcha atrás en su propuesta.

El presidente, José Ramón Bauzá, con los portavoces parlamentarios Biel Barceló (PSM-IV-ExM); Francina Armengol (PSIB) y la popular Mabel Cabrer.

Pese a ello, a que el Ejecutivo balear no cambiará ninguna medida prevista en el citado plan de ajuste, los líderes de los grupos en la oposición no han cumplido su amenaza y han permanecido hasta el final en la reunión convocada por el presidente José Ramón Bauzá, en el Consolat de Mar, y que se ha prolongado casi durante dos horas y media.

El objetivo del encuentro era alcanzar un pacto por el crecimiento de las Islas Baleares, cuyo proceso de negociación político ha comenzado este jueves, y en el que está previsto que próximamente -en una segunda fase- se sumen los agentes sociales y económicos y otros colectivos representativos de la comunidad autónoma.

Bauzá ha mantenido su postura inamovible sobre la necesidad de aprobar el plan de ajuste en la reunión que se celebrará el próximo miércoles en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera, porque "servirá para pagar 350.000 facturas de proveedores pendientes, que supondrán 750 millones de euros para hacer más sostenible y viable nuestra economía", ha destacado el president.

En este punto, el vicepresidente económico, Josep Ignasi Aguiló, que ha comparecido ante los medios de comunicación junto al presidente, ha señalado que una vez aprobado cabe la posibilidad de "modificar alguna medida" incluida en el plan, puesto que "se implementa en varios años" lo que da pie a ir actuando "en función de los éxitos que tengamos", ha señalado.

Así, el presidente no ha concretado el ahorro económico que supondrá el cierre de los dos hospitales de Mallorca, si bien, ha insistido en que la cantidad está recogida en el texto que ya ha sido enviado a Madrid, al tiempo que ha defendido que su aprobación "es lo suficientemente importante para pagar las facturas pendientes".

Sobre la polémica generada en torno a la decisión de clausurar los centros hospitalarios, Bauzá ha reconocido que se ha generado "una cierta alarma social", por lo que ha aclarado que "se cierran dos edificios, pero en ningún caso se prescinden de los servicios que se prestan". "Las personas dejarán de estar ubicadas en el General y Joan March y estarán ubicadas en Cruz Roja y San Juan de Dios", ha añadido.

Por último ha remarcado, que la consejera de Salud, Carmen Castro, "tiene toda la confianza" del Gobierno y ha añadido que es lógico la controversia que se ha generado en las últimas semanas tras las medidas anunciadas.

Descontento en la oposición

La opinión de Bauzá, que ha hablado de una reunión "francamente provechosa" y ha agradecido el "tono" de los grupos parlamentarios que han participado, contrasta con las posturas ofrecidas por Armengol y Barceló, quienes han reconocido no salir contentos del encuentro debido a que "no ha dado los frutos que esperábamos", ha lamentado la líder socialista.

Por su parte, Armengol ha instado al presidente a que convoque de manera "urgente" a los agentes económicos y sociales para que "todos juntos podamos plantear una alternativa al plan de recortes que no pase por cerrar dos hospitales públicos", al tiempo que le ha advertido que "si no hay inversión es imposible que haya crecimiento económico".

Tanto Armengol como el portavoz del PSM-IV-ExM han puesto encima de la mesa la necesidad de afrontar una "estrategia conjunta" entre todas las fuerzas políticas y agentes sociales para "reclamar a Madrid aquello que es nuestro", ha señalado la dirigente socialista.

En este sentido, Barceló ha lamentado que "se esté perdiendo dinero procedente del Estado, que nos podría ayudar a salir de la crisis", ha dicho. Como elemento positivo, el líder nacionalista ha valorado la disposición del Ejecutivo balear de aportar a la oposición más información acerca de las medidas que se adoptan desde la administración autonómica, algo que, según ha dicho, "tendría que haberse producido desde el principio".

Por último, los lideres de los dos grupos en la oposición han mostrado su disposición a acudir a todas las reuniones que les convoque el presidente "para hablar de cosas que interesan a los ciudadanos de Baleares", ha precisado Armengol.