Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Viernes, 11 de marzo de 2011, a las 13:34

Redacción. Talavera de la Reina
El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, aseguró el pasado viernes en Talavera de la Reina que no depende del nivel de renta de un país el contar con un sistema público sanitario de calidad, sino de opciones, decisiones y prioridades políticas que pasen por querer ofrecer a todos los ciudadanos por igual, sin distinción alguna, los mejores servicios esenciales. Así, en su opinión el país que mejor sirve de ejemplo en este punto es Estados Unidos, uno de los países más poderosos del mundo que, pudiendo desarrollar un sistema sociosanitario espectacular con los recursos de los que dispone, prefiere “pedir la tarjeta de crédito a sus ciudadanos” e invertir en otras áreas.

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda (en el centro), recorrió las instalaciones del quinto Centro de Salud de Talavera de la Reina “Río Tajo” acompañado por el director general de Atención Sanitaria y Calidad del Sescam, Jesús Hernández (primero por la izquierda), el gerente de Atención Primaria de Talavera, Fernando Grajera (segundo por la izquierda) y el alcalde de la localidad, José Francisco Rivas.

Barreda, que recorrió junto a un nutrido grupo de vecinos las instalaciones del quinto Centro de Salud Talavera de la Reina, que lleva el nombre de “Río Tajo”, en las jornadas de puertas abiertas organizadas por la Gerencia de Atención Primaria de Talavera con motivo de la puesta marcha de este nuevo dispositivo sanitario el próximo miércoles, 16 de marzo, aprovechó la ocasión para compartir con todos la importancia de disponer de uno de los mejores sistemas sanitarios públicos de toda Europa que asegura, dijo, una asistencia de calidad, con carácter universal, a todas las personas independientemente de sus circunstancias, con los mejores profesionales y los medios técnicos más a la vanguardia.

Sin embargo, el presidente advirtió de la necesidad no caer en el error de pensar que los servicios sanitarios son gratis porque, insistió, cuestan muchísimo dinero, tanto como para que la sociedad de Castilla-La Mancha dedique 10,3 millones de euros diarios a mantener nuestro sistema sociosanitario, por no hablar, afirmó, de las inversiones destinadas a mejorar las infraestructuras sanitarias.

En este sentido, reiteró que es la “solidaridad profunda de lo público” lo que mantiene este sistema que pagamos entre todos y que, declaró, supone un gran esfuerzo para toda la sociedad de Castilla-La Mancha. Sin embargo, aseguró, el planteamiento del Gobierno regional es el de seguir haciendo este esfuerzo porque “tenemos muy claro que la salud es lo primero”, declaró.

Barreda advirtió que, precisamente por eso, hay que cuidar y mantener lo conseguido hasta ahora, pues unos años de descuido y desinversión en el sistema público sanitario pueden echar a perder todo el esfuerzo y el trabajo realizado, tal y como sucedió hace unos años en Gran Bretaña. Todo depende, insistió, de la prioridad política vigente que en el caso de Castilla-La Mancha pasa, según dijo, por la sanidad, la educación y los servicios sociales.

“No hay recursos ilimitados para todas las necesidades”, indicó Barreda, que aseguró que la obligación de un gobierno es priorizar sus recursos para destinarlos a lo que considere más conveniente. “Nosotros hemos tenido que correr mucho y en muy poco tiempo porque carecíamos de instalaciones, edificios, infraestructuras, y es lo que hemos hecho, ir trabajando a lo largo de estos diez años”, prosiguió el presidente, quien reiteró que los castellano-manchegos “no queríamos seguir esperando”, de ahí que el Gobierno regional se pusiera manos a la obra, con las competencias sanitarias ya transferidas, para paliar ese déficit histórico que durante tanto tiempo marcó a esta tierra.

El presidente puso como ejemplo el quinto Centro de Salud de Talavera de la Reina, infraestructura que ha supuesto una inversión de más de 5 millones de euros, y destacó algunos de los servicios que ofrece como el ecógrafo digital. “Este centro va a mejorar la Atención Primaria en Talavera”, consideró Barreda, que destacó que lo van a atender 23 profesionales, de los que 10 son nuevos puestos de trabajo.

Corregir el déficit histórico

El alcalde de Talavera, José Francisco Rivas, quiso dar las gracias a todos los profesionales del centro de salud y valoró la importancia de las transferencias en materia sanitaria que permitieron, según dijo, corregir en la ciudad un déficit que se venía arrastrando desde hacía mucho tiempo.

“Lo que hicimos fue poner por delante de todo la defensa de lo que más nos importa, la salud, una defensa firme para solventar nuestras necesidades e intereses”, dijo el primer edil que aseguró que los talaveranos mantienen hoy esa firmeza para avanzar y mirar hacia el futuro. Asimismo, resaltó los avances registrados en Talavera no sólo en atención primaria, sino en atención hospitalaria y también en investigación y formación, y destacó el compromiso del presidente por el desarrollo de una tierra que ha mejorado en atenciones, recursos y equipamientos.

 Nueva Zona Básica de Salud 

La apertura de este nuevo Centro de Salud, supone la creación de una nueva Zona Básica de Salud en Talavera, lo que permitirá mejorar la accesibilidad de la población a las prestaciones sanitarias que se ofrecen en Atención Primaria. Así, este nuevo recurso sanitario va a prestar atención sanitaria a una población de más de 16.000 personas, que actualmente están siendo atendidas en los otros centros de salud de la ciudad, lo que permitirá reducir su presión asistencial.

Las nuevas instalaciones se levantan en una parcela de 3.151 metros cuadrados, que fue cedida por el Ayuntamiento talaverano y que está ubicada entre las calles Viena y Avenida de la Constitución. La superficie total construida es de 4.353 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas sobre rasante más sótano.

En la planta sótano están las instalaciones generales de funcionamiento del centro, los vestuarios de personal, almacén y un aparcamiento. En la planta baja se encuentran, entre otras dependencias, el bloque de actuación médica especial, dotado con un pequeño quirófano para la realización de intervenciones de cirugía menor; el área de Rehabilitación, con sala de cinesiterapia, box de tratamiento y consulta de fisioterapia; la zona de Extracciones; el Área de Pediatría, con dos consultas para el pediatra, otras tantas de Enfermería y sala de espera específica; así como la Unidad de Salud Bucodental.

En la planta primera se agrupa el grueso de la actividad de asistencia general, con 10 consultas de Medicina de Familia, otras tantas de Enfermería y cinco cuartos de curas, con sus correspondientes salas de espera. Finalmente, en la planta segunda está la consulta de matrona, el despacho del trabajador social, los despachos de los coordinadores, aula y biblioteca.

El nuevo Centro se caracteriza por su amplitud, luminosidad y confortabilidad, pero su principal novedad es que se trata del primer centro sanitario de Castilla-La Mancha libre de látex. Todo el material mobiliario, revestimientos y aislantes utilizados en su construcción, así como el material sanitario y clínico están libres de este material, causante de un tipo de alergia que afecta a unas 30.000 personas en la región.