Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00

Baracaldo y Osakidetza, unidas en gestión de violencia machista

Un documento regulará y garantizará el acceso de las víctimas a los recursos a los que tienen derecho

Jueves, 09 de junio de 2011, a las 16:06

Redacción. Barakaldo
El Ayuntamiento de Baracaldo (Vizcaya) y el Servicio Vasco de Salud, Osakidetza, han firmado un protocolo de colaboración para la gestión de casos de violencia de género o doméstica.

Dulcina Pereiro.

El documento, consensuado por el personal técnico de ambas administraciones, viene a regular y garantizar por escrito el acceso de las víctimas a todos los recursos a los que tienen derecho en Baracaldo, desde los recursos sanitarios hasta los policiales, pasando por los jurídicos y sociales.

En el acto, han participado la concejala de Igualdad, Cooperación y Prevención de Drogodependencias en funciones, Dulcina Pereiro, el director médico de Osakidetza en la comarca de Ezkerraldea-Enkarterri, Joseba Atxutegi, y el responsable de actividad del Módulo de Atención Psicosocial de Cruces, José Ignacio Ibáñez.

"Hasta ahora la coordinación entre todas instituciones está siendo muy buena en Baracaldo, yo diría que ejemplar. Pero si existe un protocolo claro y por escrito siempre es mejor que si no lo hay, porque así nos evitaremos posibles problemas en el futuro", ha explicado Pereiro.

La edil ha resaltado la gran cantidad de recursos que se ofrecen sólo en Baracaldo a las víctimas de la violencia machista y ha indicado que sólo en el Ayuntamiento se prestan "recursos tanto en el área de Igualdad como en el de Acción Social, como casa de acogida y atención integral, servicio de teleasistencia, asistencia psicológica, asesoría jurídica, programas de inserción laboral, servicio de intervención socioeducativa, servicio de atención e intervención psicosocial, punto de encuentro familiar y servicio de inserción social para las mujeres inmigrantes".

Recursos sanitarios

A todos esos recursos ofrecidos por la institución local hay que unirle la red de ambulatorios y hospitales dependientes de Osakidetza (incluidos los centros hospitalarios de Cruces y San Eloy) y los Juzgados.

Además, una de las novedades de este protocolo es la inclusión de un servicio especial "del que disponen muy pocos municipios del país", el Módulo de Atención Psicosocial de Cruces (situado en la calle La Inmaculada), ha explicado Pereiro, para añadir que se trata de un servicio cuya labor con las personas que tienen problemas de salud mental "está siendo muy positiva".

Aunque en los últimos años se está reduciendo progresivamente el número de agresiones relacionadas con la violencia de género o doméstica, para Pereiro "no es para nada un alivio, porque este fenómeno sigue erigiéndose en uno de los problemas sociales más acuciantes y hay que combatirlo en todas sus vertientes".