Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Bañolas niega recortes en los hospitales

El consejero de Sanidad desmiente la suspensión del aire acondicionado

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Fernando Bañolas.

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Fernando Bañolas, ha negado que se haya quitado el aire acondicionado de las dependencias hospitalarias donde su uso es diario al tiempo que aseguró que "no se va a recortar en la comida" en los centros hospitalarios.
Bañolas ha explicado que "las últimas semanas se dicen cosas para intentar confundir a la gente y eso no es bueno". "Nadie era ajeno a los recortes. Ningún habitante canario, ni de España o Europa tenía dudas de que iba a haber recortes", ha indicado.
Por ello expuso que las reducciones "no nos cogen fuera de sitio". Aquí admitió el recorte "importante" en su Consejería pero detalló que se ha intentado que se recorten servicios "que no van a perjudicar a los usuarios". Planteó que la caída en capital humano es del casi 2 por ciento, mientras que el gasto baja un 8 y el gasto farmacéutico un 30 por ciento.
Sobre las medidas de ahorro aprobadas por la Comunidad Autónoma para la administración señaló el consejero de Sanidad que lo que se plantea es que el aire acondicionado "se controle" en algunas dependencias, pero que en los centros donde su uso es diario, "seguirá siendo diario". "No se va a recortar en la comida", afirmó.
"Se dicen cosas para intentar confundir a la gente y eso no es bueno. Es momento consenso y hablar seriamente. Es hora de hablar con los sindicatos y los colegios", dijo para apuntar que estas medidas de ahorro desaparecerán cuando mejore la situación y añadió que sí se podrán llevar a cabo en otros centros de la Consejería, ya que no todo son hospitales.
Por su parte, el Sindicato Médico de Tenerife advierte de que el recorte presupuestario que prevé el Gobierno, rondará los de 320 o 330 millones de euros para 201, lo que según el sindicato, supondrá más listas de espera y, posiblemente, menos comidas hospitalarias .