Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Miércoles, 09 de marzo de 2011, a las 13:10

Miguel Sanz, presidente de Navarra.

Redacción. Pamplona
El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, ha defendido la “bondad” del actual sistema sanitario “universal y gratuito” si bien ha abogado por un debate “profundo” a nivel estatal para que siga siendo sostenible en el futuro. Sanz ha sido tajante al afirmar que “bajo ningún concepto” se va a adoptar en la Comunidad Foral una medida “unilateral” para establecer alguna fórmula de copago.

Según ha indicado, “yo no he dicho que soy favorable al copago, sino favorable a sostener el sistema y que no estaría en desacuerdo en que se estudiasen medidas para implantar tasas complementarias que no afectasen a la gratuidad de la asistencia y la intervención, sino a la hospitalización y manutención”. “Soy favorable a debatir”, ha agregado.

En comparecencia parlamentaria a petición de Nafarroa Bai, Sanz ha precisado que en una conferencia en el Club Siglo XXI, que ha motivado la intervención de este miércoles, dijo que el sistema sanitario debe ser “preservado” y por tanto “debe hacerse sostenible en el tiempo”.

Según expuso entonces, “el pago de la factura sanitaria por parte de algunas administraciones empieza a ser preocupante cuando no alarmante”. “Navarra es la comunidad autónoma que antes paga a sus proveedores, lo hace a 53 días, frente a otras comunidades que tardan casi tres años”, ha dicho, para señalar que el actual sistema tiene una deuda de 12.000 millones de euros.

Y ha señalado que es “difícil” mantener el actual sistema de bienestar si no hay crecimiento económico y pensar el fórmulas de corresponsabilidad “como el establecimiento de alguna tasa mínima compensatoria por internamiento y manutención salvo para aquellos que no tienen capacidad mínima y siempre preservando la gratuidad y la universalidad en el acceso a la asistencia sanitaria pública y a la intervención quirúrgica”.

Según ha dicho este miércoles, es “evidente” que no se va a plantear ninguna iniciativa en Navarra ya que es una reforma “que en todo caso deberá llevarse a cabo bajo el paraguas del consenso y del acuerdo de las fuerzas políticas” en el ámbito estatal.

Ha defendido que el sistema sanitario es “bueno” y ha manifestado que como quiere “que siga siendo sostenible creo que necesita un debate profundo y una reforma en algunos aspectos a fin de que la sanidad siga siendo universal y gratuita”. “Quiero que el sistema persista en el futuro”, ha dicho.

Miguel Sanz ha insistido en que el Gobierno de Navarra apuesta por la sanidad pública, “por el sistema actual, que sea sostenible, y por establecer un gran acuerdo de Estado para volcar encima de esa mesa de negociación todas las medidas e iniciativas que contribuyan a hacer sostenible el sistema”. Y ha señalado que “si vamos como vamos el actual sistema no va a ser sostenible”.

A su juicio, hay que buscar lo “mejorable” del actual sistema y ha señalado que estudios basados en la evidencia señalan que “los copagos no tienen ninguna capacidad para contener el gasto sanitario”. “La evidencia en otros países muestran que costes de implementación reducen o eliminan la capacidad recaudatoria”, ha agregado. Según ha dicho, “dichos estudios indican que no hay evidencia de beneficios por el copago y sí de perjuicios en la salud y en la equidad de la atención sanitaria”.