14 nov 2018 | Actualizado: 09:40

Avances en el tratamiento de la fibrilación auricular

Boston Scientific presenta las novedades en el uso de su dispositivo Watchman

Viernes, 31 de agosto de 2012, a las 15:42

Eva Fariña / Redacción. Múnich (Alemania)
La Sociedad Europea de Cardiología ha organizado en Múnich su congreso anual, con la participación de unos 30.000 especialistas. Los cardiólogos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) han tenido una intervención destacada, con casi 400 sesiones, de las que 242 han sido trabajos originales.

En el encuentro organizado por Boston Scientific han intervenido Horst Sievert (izq.), director del Centro Cardiovascular y del Servicio de Medicina Interna, Cardiología y Medicina Vascular del Hospital Sankt Katharinen de Frankfurt (Alemania); John A. Camm, profesor de Cardiología Clínica de la Universidad de St. Georges de Londres (Reino Unido), y Kenneth Stein, vicepresidente senior y director médico de la División de Ritmo Cardiaco de Boston Scientific. A la dcha., una imagen del dispositivo Watchman.

Durante el congreso, la compañía Boston Scientific ha organizado un encuentro con especialistas para explicar las novedades en el uso de su dispositivo Watchman. Así, destacados profesionales internacionales han abordado las nuevas perspectivas en la prevención del ictus con el cierre de la orejuela de la aurícula izquierda, gracias al dispositivo Watchman. Se trata de “una alternativa de tratamiento probado para los pacientes con fibrilación auricular”, según ha informado la compañía. Los expertos reunidos en Múnich han proporcionado información sobre las principales directrices a seguir en fibrilación auricular, el perfil clínico del dispositivo Watchman y las opciones terapéuticas más innovadoras que existen actualmente en el mercado de la estructura del corazón.

Integración multidisciplinar de especialistas y de tecnologías

José Luis Zamorano, jefe del Servicio de Cardiología del HospitalRamón
y Cajal de Madrid.

La integración multidisciplinar de especialistas y de tecnologías ha sido uno de los temas abordados en el encuentro de Múnich. Así, José Luis Zamorano, jefe de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha indicado que “para el tratamiento de determinados problemas como la estenosis aórtica o las valvulopatías, el ‘Heart Team’ es ya una necesidad y está implantado en la mayoría de los hospitales”. “Este equipo conlleva el trabajo conjunto de cardiólogos clínicos, cardiólogos hemodinamistas y cardiólogos especialistas en imagen, pero también de otras especialidades, como cirujanos y anestesistas, como es el caso del Hospital Ramón y Cajal”, ha indicado este especialista en los ‘Diálogos en Cardiología’, organizados por Philips en el marco del Congreso. Esta compañía ha presentado en Múnich el EchoNavigator, un avance para procedimientos intervencionistas guiados por imagen, que combina dos modalidades en vivo: rayos X y ecocardiografía.

El paciente con fibrilación auricular crónica pide más comunicación

El jefe de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal ha intervenido también en la presentación de los resultados de una encuesta, auspiciada por Daiichi Sankyo, realizada con el objetivo de conocer las necesidades de los pacientes con fibrilación auricular crónica. Para ello se entrevistaron a 1.507 pacientes de España, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, y la principal conclusión de la encuesta es la necesidad de mejorar el acceso a los profesionales sanitarios y de que haya una comunicación más clara con el paciente con esta patología. “Observamos que existen limitaciones en las actuales terapias anticoagulantes debido a la necesidad de una monitorización y ajuste de la dosis constantes, con la consecuente carga que esto supone para el paciente. Adaptar la asistencia sanitaria a lo que requieren los pacientes es fundamental para mejor su atención y su bienestar a largo plazo”, ha indicado José Luis Zamorano.

Novedades en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca

Más de 30.000 especialistas han asistido al Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado en Múnich del 25 al 29 de agosto.

En el ámbito del tratamiento de la insuficiencia cardiaca, Novartis ha presentado los resultados del Paramount, un ensayo clínico en fase II que ha demostrado que el compuesto en fase de investigación LCZ696 es el primer tratamiento capaz de reducir significativamente uno de los indicadores clave de la morbilidad y la mortalidad en pacientes que presentan insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada. La compañía farmacéutica ha explicado que los resultados de la fase II demuestran que este nuevo tratamiento “podría reducir el estrés sobre el corazón y el agrandamiento de la aurícula izquierda que se produce en pacientes con insuficiencia cardiaca”.

También Bayer HealthCare ha presentado nuevos datos del programa de desarrollo clínico de su anticoagulante oral rivaroxaban en el Congreso de Cardiología 2012. Estos resultados proporcionan nuevas perspectivas sobre la utilidad clínica de rivaroxaban en pacientes con riesgo de presentar coágulos sanguíneos por múltiples condiciones tromboembólicas venosas y arteriales.

Asesoramiento nutricional a pacientes ingresados

También se han presentado diversos estudios, como el proyecto Trilogy-ACS, que estudia la seguridad y la eficacia del prasugrel frente al clopidogrel en la reducción de eventos adversos en pacientes con síndrome coronario agudo. Este estudio cuenta con representación española entre sus colaboradores, según ha recordado la SEC.

Asimismo, cardiólogos españoles también han participado en una discusión sobre la conveniencia de prescribir anticoagulantes a personas mayores con fibrilación auricular y riesgo embólico, así como a aquellos que tienen un alto riesgo de sufrir caídas, y en colaboración con el Hospital de Massachussets, también han defendido que el biomarcador BTP es el mejor predictor del síndrome coronario agudo. Por otra parte, se han abordado temas novedosos, como la necesidad de mejorar el asesoramiento nutricional a los pacientes ingresados en Cardiología, ya que solo consumen el 68 por ciento de los alimentos recomendados por su médico, o la necesidad de contar con la opinión del paciente en la prescripción de anticoagulantes, especialmente entre las mujeres embarazadas.