Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00
Lunes, 09 de septiembre de 2013, a las 11:09

Redacción. Palma de Mallorca
El Servicio de Anestesia del Área de Salud de Ibiza y Formentera ha realizado en lo que va de año un total de 397 anestesias epidurales obstétricas en los 638 partos atendidos en Can Misses.

Así, se ha utilizado la anestesia epidural en el 62% de los alumbramientos, una cifra ligeramente superior a la contabilizada en el mismo período de 2012, en el que se realizaron 364 anestesias epidurales en 637 partos.

Además, un total de 350 embarazadas ha pasado este año por las consultas grupales organizadas por el Servicio de Anestesia. El objetivo de las consultas, en las que participan mujeres en el último mes de gestación, ha sido ofrecer más información y reducir el estrés, además de explicar cuándo y cómo es posible utilizar la anestesia epidural en un parto.

Ignacio Casas, director gerente de Can Misses.

Los talleres se han celebrado todos los viernes, desde enero, con grupos de 15 gestantes y sus parejas, que han asistido a las sesiones del servicio de Anestesia.

Esta iniciativa se une a la del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Área de Salud de Ibiza y Formentera que también puso en marcha, a principios de 2012, visitas guiadas para gestantes con el fin de ofrecerles más información, familiarizarles con las instalaciones y el personal y explicar los circuitos y protocolos del parto. Estas actuaciones se enmarcan dentro de la estrategia de atención al parto normal.

Desde el Área de Salud han explicado que la anestesia epidural es voluntaria, aunque existen una serie de contraindicaciones como son problemas de coagulación, infección, tatuajes en la zona lumbar, enfermedades neurológicas o hipertensión endocraneal.

La técnica consiste en la colocación de un catéter en la zona lumbar a través del cual se distribuye un anestésico local en el espacio epidural que bloquea las terminaciones nerviosas de la médula espinal, consiguiéndose así anular el dolor, pero no la sensibilidad de la zona.