Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Aula Montpellier aborda la evolución en el tratamiento de cáncer de cabeza y cuello

El académico numerario de la Real Academia de Medicina, Vicente Calatayud, ha presentado la conferencia

Lunes, 21 de marzo de 2016, a las 09:55
Redacción. Zaragoza
El Aula Montpellier ha ofrecido una charla centrada en el tratamiento y evolución del cáncer de cabeza y cuello. En el edificio paraninfo, en la sede de la Real Academia de Medicina de Zaragoza, y tras la presentación del acto, realizada por el Académico Numerario de la Real Academia de Medicina, Vicente Calatayud, el turno de intervención como ponente ha correspondido al presidente de la Real Academia Nacional de Medicina, Joaquin Poch.

De izquierda a derecha, Francisco José Carapeto, vicepresidente de la Real Academia de Medicina de Zaragoza; Manuel Bueno, presidente Real Academia Medicina Zaragoza; José Bueno, del Aula Montpellier; Joaquín Poch, presidente de la Real Academia Nacional de Medicina y ponente en el Aula Montpellier; Vicente Calatayud, académico de la Real Academia de Medicina; López Timoneda, de la Real Academia Nacional de Medicina; Alfredo Pérez Lambán, director de Clínica Montpellier; y Luis Miguel Tobajas, secretario de la Real Academia de Medicina de Zaragoza.


A lo largo de su intervención, el académico se ha referido a cuáles han sido los cambios de actitud, y los cambios en etiología, en cirugía, en radioterapia, en quimioterapia, y la síntesis global que se ha ido produciendo en los últimos años, y prácticamente desde 1948.

La referencia al año 1948, ha señalado Poch, guarda relación con la aparición de las grandes revistas dedicadas a cáncer, “como la gran revista “Cáncer” que ha sido como una especie de guía para todos los que nos hemos ocupado de estas patologías”, ha señalado.

Tras abordar todos los cambios producidos a lo largo de estos años, Poch  ha expresado una conclusión de todo este proceso: “Hoy día, el tratamiento de estos enfermos es relativamente complejo porque exige una decisión terapéutica de tipo multidisciplinar, una propuesta razonada, y en cierto modo colegiada, entre oncólogos médicos, oncólogos radioterapeutas, radiólogos, anatomópatólogos y biólogos moleculares”. 

Poch ha destacado que “ésta es la forma de que cada uno de nuestros enfermos reciba lo que a juicio de todos es el mejor tratamiento posible”.

Evolución de tratamientos

“Hoy día se están abriendo nuevas líneas de tratamiento para lo que nosotros llamamos enfermedad avanzada, con terapias moleculares, con inmunoterapia y de las que todavía no tenemos una idea muy clara”, ha manifestado. “Pero hoy, por ejemplo, ha añadido, podemos asegurar que hace unos años, en cáncer de laringe, se practicaba laringectomía total, y hoy salvamos el 83 por ciento de nuestras laringes. Solamente tenemos que operar un 17 por ciento”.

Poch ha reconocido que “los programas de conservación de órganos con quimio, radioterapia, son el gold estándar de la conservación de la función, pero desgraciadamente la cirugía sigue siendo el gold estándar de la supervivencia global”.

“Ser capaz para cada enfermo en particular de fundir esos dos patrones es el reto de los servicios hospitalarios o la medicina terciaria actual, ha subrayado”.

El presidente de la Real Academia de Medicina ha destacado la importancia del espíritu de colaboración y de la actividad pluridisciplinar necesaria para el abordaje de estas patologías.