Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Atendidos 1.816 usuarios en el Programa de Reducción del Daño en Atención Primaria

Sanidad presenta la Estrategia Regional sobre Drogas para 2009-2013

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Luis Truan, consejero de Sanidad.

Redacción. Santander
La Consejería de Sanidad ha presentado la memoria del Plan Regional sobre Drogas correspondiente a 2009. El consejero, Luis Truan, ha explicado que es la primera que se lleva a cabo dentro de la Estrategia Regional sobre Drogas 2009-2013 y que recoge actuaciones en materia de prevención, atención integral.

El titular de la sanidad cántabra ha destacado, en el área de atención integral, la finalización de la implantación del Programa de Reducción del Daño en Atención Primaria que se inició en 2005. En esta red asistencial, ha señalado, en el año 2009 se han atendido a 1.816 usuarios.

En el área de prevención Truan ha destacado la implantación de nuevos programas en el medio escolar, que ha contado con una participación global de 24.500 alumnos y alumnas.

En el ámbito familiar la novedad es la implantación de un nuevo programa on-line que ha contado con la intervención de 866 padres y madres. En las actividades u actuaciones de ocio y tiempo libre se ha contado con la participación de 73.752 jóvenes.

Finalmente, en el área de formación e información ha dado a conocer la incorporación a los sistemas de recogida de datos del indicador de mortalidad por reacción aguda a sustancias psicoactivas. También ha comentado la potenciación de la formación de mediadores juveniles y en materia de drogodepedencias dirigida a la población universitaria.

Encuesta domiciliaria

El consejero de Sanidad ha citado algunos datos recogidos en la Encuesta Domiciliaria sobre Drogas realizada en 2009, que refleja un aumento de los consumos experimentales de las drogas cuyo consumo está más extendido, como el tabaco, alcohol, cánnabis y cocaína.

Se ha registrado además un incremento del consumo diario de tabaco, con una estabilización de los consumos más frecuentes de alcohol y cánnabis.

Por su parte, no se han detectado cambios significativos en el consumo de éxtasis, anfetaminas, alucinógenos, inhalables volátiles y heroína.