Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Profesionales de Primaria predican con el ejemplo solidario

Los criterios para formar parte van desde donar el 0,7 por ciento del sueldo, a prestar apoyo emocional al compañero, pasando por visitas a pacientes en soledad

Martes, 22 de marzo de 2011, a las 17:55

Óscar López Alba. Madrid
Primaria se siente en cierto modo abandonada por la Administración. Tal vez por eso sus profesionales han decidido en muchos casos dar un paso adelante y ser ellos quienes promuevan iniciativas para mejorar las condiciones del primer nivel asistencial, y también del entorno que les rodea.

Juana Redondo dirige el UGC Lucano (Córdoba).

Un claro ejemplo de esta inquietud de los profesionales de Primaria es la red de centros de salud solidarios que se inició hace unos meses en Andalucía, y que en este mes de marzo está sumando sus primeros socios. La idea partió a finales de 2010 del UGC Lucano, en Córdoba. El Equipo de Atención Primaria local, junto con el Grupo del Tercer y Cuarto Mundo de Samfyc (Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria) ha sentado las bases de este movimiento. La idea gira en torno al compromiso de los profesionales de Primaria con su entorno, con la sostenibilidad y el medio ambiente, con los más necesitados de sus zonas de acción, y también con las más lejanas en vías de desarrollo.

Para ello diseñaron una serie de acciones que han catalogado como 'Criterios Mayores’, los mas deseables, y ‘Criterios menores’, con algo menos de transcendencia, y que afectan a aspectos como generar recursos, solidaridad ecológica, solidaridad con el equipo, etc. Para entrar en la red el equipo debe cumplir al menos cinco criterios mayores y diez menores. Por el momento, a la idea del UGC Lucano se han unido este mes de marzo el UGC Alameda Perchel, en Málaga, y el Centro de Salud Villablanca, en Madrid.

Desde el 0,7 por ciento del sueldo, al apoyo emocional al compañero

Los criterios que necesita cumplir un equipo de Primaria para integrarse en esta red solidaria son muy variopintos. Van, por ejemplo, desde ceder el 0,7 por ciento del sueldo a alguna buena causa, a apagar la luz y reciclar en los centros de salud, pasando por apoyar emocionalmente al compañero que lo necesite, o visitar pacientes en soledad. Lo cierto es que el UGC Lucano predica con el ejemplo, y publica los puntos que cumple y qué profesionales los llevan a cabo.