Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El Principado gastó 11 millones desde 2002 en reclamaciones por atención sanitaria

Los servicios más afectados son los de traumatología, obstetricia y ginecología

Jueves, 21 de noviembre de 2013, a las 09:47

Redacción. Oviedo
El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha destinado 11,6 millones de euros desde 2002 al pago de indemnizaciones por reclamaciones de responsabilidad patrimonial por la atención recibida en centros sanitarios asturianos.

Faustino Blanco.

En dicho periodo el Sespa recibió 1.617 reclamaciones de este tipo por un importe de más de 300 millones, de las que se estimaron alrededor de un 20 por ciento y, de ellas, la mitad se han subsanado mediante un acuerdo extrajudicial y la otra mitad por sentencia.

La mayor parte estuvieron relacionadas con la atención en los hospitales y los servicios más afectados son los de traumatología, obstetricia y ginecología y las principales causas alegadas fueron el error terapéutico, el de diagnóstico y la atención deficiente.

La Consejería de Sanidad ha hecho públicos estos datos de cara a las 'Jornadas sobre responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas' que se celebrarán a partir de mañana y hasta el viernes en el Palacio Conde de Toreno de Oviedo.

En concreto, las jornadas analizarán la evolución de las denominadas enfermedades nosocomiales, que se corresponden con las infecciones derivadas de un contagio en un paciente internado en un centro sanitario que no se habían manifestado previamente ni estaban en período de incubación en el momento de su ingreso.

Estas enfermedades suponen, según Sanidad, una importante causa de morbilidad y mortalidad que ocasiona además elevados costes sociales y económicos y la lucha contra estas infecciones se basa sobre todo en acciones de vigilancia epidemiológica y en medidas de control.

Durante el año 2012 la prevalencia global de pacientes con infección nosocomial adquirida en Asturias se situó en el 4,41 por ciento, lo que la sitúa entre las más bajas del país.

Estas patologías, además de suponer riesgos para la salud de las personas, reducen la calidad de la asistencia y aumentan los gastos que se producen debido a que habitualmente conllevan el incremento de la estancia de los pacientes y la necesidad de realizar pruebas y tratamientos complementarios.

En algunos estos casos estas infecciones generan además demandas por responsabilidad patrimonial -dos en Asturias en lo que va de año- que podrían limitarse, según Sanidad, si se tuviera en cuenta el riesgo estructural que suponen determinados actos clínicos.

Según la Consejería, pese a la escasa prevalencia en Asturias, el Sespa debe estar preparado para hacer frente a un posible incremento de este tipo de reclamaciones que en Estados Unidos, por ejemplo, suponen ya más de la mitad de las demandas por mala praxis.

La iniciativa de celebrar estas jornadas surgió de la propuesta del consejero de Sanidad, Faustino Blanco, en el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de constituir un grupo de trabajo para incluir estas infecciones en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica y tener un mejor control de las mismas.