14 nov 2018 | Actualizado: 21:20

Los diabéticos valencianos denuncian que ignoran cómo comprar las tiras reactivas a partir de enero

Hasta entonces la dispensación de este tratamiento se realiza en las farmacias y con receta

Lunes, 11 de noviembre de 2013, a las 13:17

Redacción. Valencia
La Asociación Valenciana de Diabetes ha expresado su "profunda preocupación" ante la situación de "indefensión y abandono" a la que asegura que se enfrentan 700.000 pacientes con esta enfermedad en la Comunidad, que ignoran cómo tratarán su patología a partir de enero ya que desconocen cómo podrán adquirir las tiras reactivas que les ayudan a la toma de decisiones para su control mediante un autoanálisis.

Manuel Llombart.

La entidad ha presentado una "queja formal" a través de una carta remitida la semana pasada a la Consejería de Sanidad y a su máximo responsable, el consejero Manuel Llombart explicando que un total de 700.000 valencianos que necesitan de la insulina y los sistemas de medición de azúcar en sangre para tratar y controlar su enfermedad crónica, "desconocen hasta la fecha dónde y cómo podrán adquirir las tiras reactivas que les ayudan a dirigir la toma de decisiones en el manejo de su diabetes".

Hasta este momento y fruto del acuerdo entre la Agencia Valenciana de la Salud y los Colegios Farmacéuticos la dispensación de tiras reactivas para la medición de la glucemia se ha realizado en las farmacias y con receta. Sin embargo, este convenio "expira el próximo 31 de diciembre de 2013 y la consejería de Sanidad todavía no ha explicado de qué manera podrán acceder a esos tratamientos los pacientes con diabetes".

La Asociación Valenciana de Diabetes intuye que la distribución del material "se realizará a través de los centros de salud como medida de ahorro por parte de la administración". Sin embargo, han agregado que, hasta la fecha, "nadie conoce ni dónde ni cómo serán dispensados esos productos porque no ha sido convocado un concurso público que lo defina".
Otra de las preocupaciones manifestadas a la Consejería está relacionada con la actual variedad y disponibilidad de sistemas de medición de azúcar en sangre. Cada paciente con diabetes, según la Sociedad Española de Diabetes, "requiere de un glucómetro determinado, de unas tiras de control apropiadas al medidor y de una formación específica para su uso".
Futuro incierto para los pacientes
"Lo que ignoran los pacientes es si el día uno de enero de 2014, esta disponibilidad seguirá siendo exactamente igual a la actual o hay intención por parte de Consejería de reducir a futuro la prestación actual a las personas con diabetes", ha añadido la entidad.
Ante esta situación y la "falta de información", la asociación ha mostrado su temor a que "el descontrol y la alarma social se extiendan entre los pacientes con diabetes valencianos y sus familias". Por ello, ha solicitado una revisión de la situación y advierte de que los ahorros que inspiran esta medida "se pueden convertir en gastos mayores a futuro para el sistema sanitario dadas las complicaciones médicas que se derivan de la ausencia de controles o de malos controles".