Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:30

“Apostamos por la autonomía del profesional sanitario”

La Consejería castellano-leonesa regulará las unidades de gestión clínica

Martes, 09 de abril de 2013, a las 13:09

Javier Barbado. Madrid
Castilla y León regulará en breve el desarrollo de unidades de gestión clínica en sus hospitales, y, en esta línea, el Provincial de Zamora, entre otros, ya ha hecho lo propio con varios de sus servicios médicos, caso de Psiquiatría, que ha logrado reducir los ingresos de manera muy significativa por medio de esta fórmula de gobernanza en la que los profesionales toman las riendas. Para el entrevistado, éste es el sello de la gestión de la salud en la comunidad autónoma, que, por lo demás, confía en el modelo de gestión pública directa, el “clásico”, frente a la apuesta por la colaboración público-privada en autonomías muy próximas como Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana o Madrid.

Rafael López Iglesias, en el 18º Congreso Nacional de Hospitales celebrado en Bibao.

Háblenos de sus competencias en este momento: el Complejo de Zamora.

El Complejo Asistencial de Zamora está constituido por tres hospitales y un Centro de Especialidades. Es más: hay una “condición de distancia”, ya que uno de los hospitales está situado a casi 70 kilómetros de la capital de Zamora, en Benavente. Esto hace que la Dirección del Complejo Asistencial se deba desplazar allí de forma periódica para controlar y gestionar este pequeño centro.

El Complejo tiene 600 camas y 2.500 trabajadores y un presupuesto aproximado de 120 millones de euros. Todo esto hace que la actividad diaria del directivo sea la de un gerente al uso, esto es, con responsabilidades económicas, en materia de personal y, por encima de todas, garantizar la cobertura sanitaria al área de salud de Zamora, a la que están vinculados alrededor de 190.000 habitantes (área de Atención Especializada, es decir, la cartera de servicios asistenciales del hospital). Tampoco debo olvidarme de que, desde la Gerencia, nos responsabilizamos de la formación, la docencia y la investigación. A grandes rasgos, éstas son las responsabilidades que tenemos.

En la actualidad nos encontramos inmersos en unas obras de reforma en los hospitales de Benavente y Provincial de Zamora, lo cual nos exige mucho tiempo de dedicación con el fin de disponer en breve plazo de unas infraestructuras acordes con el siglo XXI.

En los hospitales y centros de salud del Complejo, ¿qué fórmula de gestión está implantada, pública directa?

Sí. Nosotros no llevamos el centro de salud (eso compete a la Gerencia de Atención Primaria). A nosotros nos corresponde la Atención Especializada. Los tres hospitales tienen un modelo público; dependen de la Consejería de Sanidad, de la Gerencia Regional del Sacyl (el Servicio de Salud de Castilla y León), y, en efecto, tenemos una gestión pura y eminentemente pública, tal y como ha recordado recientemente nuestro consejero [Antonio María Sáez Aguado, consejero de Sanidad de esta comunidad autónoma] y el propio presidente de la Junta de Castilla y León [Juan Vicente Herrera] ha apostado –al contrario que otras autonomías próximas– por un modelo público con gestión pública.

La Sanidad en Castilla y León se rige por un modelo de gestión directa pública, al contrario que otras autonomías cercanas como Castilla-La Mancha. ¿No existe ninguna otra fórmula de gobernanza en sus centros y hospitales?

Uno de nuestros objetivos pasa por desarrollar las unidades de gestión clínica, en las que los clínicos, médicos, enfermeros… desarrollen unas mayores responsabilidades a la hora de gestionar, y tenemos en Zamora una de las experiencias piloto de toda Castilla y León, que es la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental, donde los profesionales poseen una autonomía gestora desde hace siete meses. No se trata de un modelo con personalidad jurídica propia, pero sí disponen de autonomía en la gestión y en el desarrollo de sus funciones. Dependen de la Gerencia pero la fórmula de gestión es diferente.

¿En qué aspectos concretos se aprecia esa autonomía del profesional?

La Unidad de Gestión Clínica pacta un programa o contrato de trabajo, un plan de gestión con la Gerencia, de modo que ellos tienen autonomía para desarrollar ese plan. Eso sí: al tratarse en este momento de un plan-piloto, no tienen autonomía económica y deben pedir autorización a la Gerencia para hacer compras, cambios de contratos… Todo ello debe autorizarlo la Gerencia. Pero, en el resto, tienen total y absoluta autonomía. Así, por ejemplo, en Psiquiatría [en el Complejo Asistencial de Zamora], uno de los mayores logros de la Unidad de Gestión Clínica ha sido la de disminuir la hospitalización: antes teníamos 60 camas de hospitalización y las hemos reducido a 25 camas, y, por lo tanto, se ha reducido considerablemente el coste de la hospitalización. Hemos aumentado la actividad ambulatoria de la asistencia [psiquiátrica], de modo que los psiquiatras, psicólogos, enfermeros… de esta unidad, en lugar de verse abocados a trabajar en un modelo “hospitalocentrista”, lo hacen en toda el área de salud, acudiendo ellos a los centros de salud en los diferentes puntos de la provincia para atender a los pacientes con enfermedad mental.

Aparte de esta experiencia de gestión, exitosa según me dice, ¿qué otras se han llevado a cabo?

Desde un punto de vista de gestión, el resto de [modelos] obedece a una gestión clásica, con una estructura organizativa  con un gerente, director médico y de Enfermería, y, a partir de ahí, todos los servicios y unidades (en el Área Médica con los jefes de Servicio y, en la enfermera, con los supervisores): no tenemos un modelo nuevo. Nuestra Consejería va a aprobar un decreto que va a regular las unidades de gestión clínica, y nosotros queríamos y tenemos en mente aplicarla en por lo menos en dos o tres servicios más, con el fin de establecer una tendencia o movimiento en el hospital de servicios que tiendan a esta fórmula de gestión más autónoma, comprometida, y, sin duda alguna, más resolutiva por el compromiso que adquieren los profesionales.

¿Desde cuándo existen en el Sacyl los complejos asistenciales?

Los complejos asistenciales se crearon [en Castilla y León] con las transferencias entre finales de 2001 y principios de 2002. Cuando se llevan a cabo éstas, se integra a los hospitales procedentes del Insalud [ya extinto], como es mi caso; los que eran propios de la Junta de Castilla y León y algunos de otras instituciones. En Zamora, por ejemplo, resulta curioso que el Complejo que se forma incluye a un hospital que viene del extinto Insalud, que es el Hospital Virgen de la Concha, el más grande; un hospital más pequeño, el de Benavente, que era propio de la Junta de Castilla y León; y el Hospital Provincial, que pertenecía a la Diputación Provincial de Zamora. Por lo tanto, se junta la totalidad de recursos tecnológicos, humanos y materiales en un solo Complejo a partir de 2002.
 

¿Qué proyectos tiene en mente como gerente del Complejo?

Ahora mismo, nuestra máxima ilusión es concluir las obras que llevamos a cabo en el Hospital de Benavente, cosa que haremos a finales de año, y, por lo tanto, dejar dimensionada la asistencia sanitaria en el centro de una manera correcta y adecuada para esa población, proveyéndola de un buen servicio de Urgencias, de unas buenas salas de hospitalización y un buen Centro de Especialidades donde llevamos a cabo alrededor de 60.000 consultas al año con 18 especialidades diferentes, y así dar cobertura a la población de Benavente.

También, como le decía antes, estamos inmersos en una obras en el Hospital Provincial. Vamos a hacer un hospital completamente nuevo al que vamos a dotar tecnológicamente con unos recursos que permitan ofrecer una asistencia excelente y de calidad, y yo creo que, finalmente, nuestra idea es la de la gestión clínica: gestionar por medio de Unidades de Gestión Clínica, dar autonomía a los profesionales y mayor responsabilidad e implicación en la gestión, y conseguir una mayor eficiencia y, por lo tanto, una mayor satisfacción de los usuarios que reciben las prestaciones sanitarias en el Complejo Asistencial de Zamora.

Pocas autonomías se han librado de recortar en personal para compensar el déficit presupuestario. ¿Qué medidas ha tomado usted en materia de recursos humanos?

Bueno, nosotros, en cuanto a política del personal, hemos tomado muchísimas medidas, hemos disminuido personal fuera de plantilla, hemos ajustado las plantillas a los servicios correspondientes… Ahora mismo, hemos aplicado la jubilación a los mayores de 65 años. Lo que sí tenemos clarísimo es que tenemos que dimensionar la plantilla a los servicios que prestamos. Con unos niveles de plantilla por debajo de lo necesario, no podríamos prestar una asistencia de calidad, y yo creo que podemos funcionar con lo que tenemos y proporcionar una asistencia óptima, de calidad y excelente. Ciertamente los contratos han disminuido, pero también hemos aumentado la jornada laboral a 37 horas y media… Se mantiene la actividad con el personal que es necesario.