Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Sanidad y farmacéuticos impulsan el preservativo femenino

Arranca una campaña de concienciación que incide en los factores biológicos y socioculturales que benefician a las mujeres que se decanten por este método

Lunes, 28 de marzo de 2011, a las 19:54
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid

Carmen Amela resume las ventajas de este método.

43.000 carteles y 216.000 folletos pretenderán el aumento del preservativo femenino en una campaña promovida por el ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof). Además de valores sociales de 'autocontrol de la fertilidad' o la eliminación de desigualdades, se presenta como un método útil para mujeres alérgicas al látex o que tengan problemas de lubricación. La alianza entre ambas entidades se ha plasmado con la presencia en la presentación de la iniciativa  de la directora general de Salud Pública, Carmen Amela, Ana Aliaga, secretaria general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), y el secretario del Plan Nacional sobre el Sida, Tomás Hernández.

Ana Aliaga, secretaria general del CGCOF, la directora general de Salud Pública, Carmen Amela, y Tomás Hernández, secretario del Plan Nacional sobre el Sida.

Ana Aliaga destacó la importancia de que la farmacia esté implicada en esta campaña ya que por los mostradores de las 21.000 boticas españolas pasan a diario más de dos millones de personas, lo que propiciará la concienciación ante un método con muchos menos adeptos que su versión masculina. Los datos son contundentes: 1 por ciento de uso frente a 61 por ciento del preservativo masculino en parejas estables y 230.000 unidades vendidas en 2010, tal y como apunto el secretario del Plan Nacional sobre el Sida. Como reconocieron los expertos, el precio puede ser uno de los condicionantes, por lo que durante los seis meses que dura la campaña, el fabricante ha prometido una rebaja de cincuenta céntimos en la compra individual (1 euro) y en cajas de tres unidades (2,5 euros).

Mayor vulnerabilidad biológica

Más allá de factores socioculturales y económicos, Carmen Amela, en su primera comparencia ante la prensa, en el Ministerio, apuntó razones biológicas de peso para decantarse por el preservativo femenino: la mujer tiene dos veces más probabilidades que los hombres de contraer el VIH a través de un coito no protegido, ya que la mucosa vaginal presenta mayor fragilidad y el semen tiene más capacidad infectiva que los fluidos vaginales. Por otro lado, las féminas también padecen más infecciones de transmisión sexual, muchas asintomáticas, aumentando así el riesgo de infección por VIH.