13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Ante un tumor cerebral, la neurorrehabilitación debe adaptarse a cada paciente

“El plan debe ser como un traje de alta costura a medida”, afirman desde el Instituto de Rehabilitación Neurológica NeuroMadrid

Miércoles, 12 de junio de 2013, a las 10:39

Redacción. Madrid
Cada año se diagnostican 3.500 nuevos casos de tumores cerebrales en nuestro país, un tipo de neoplasia poco frecuente pero cuyo impacto en el sistema nervioso central hace fundamental la intervención de los neurorrehabilitadores en el proceso de recuperación. De hecho, ha quedado demostrado que iniciar una rehabilitación neurológica individualizada, temprana e intensiva permite al cerebro potenciar su capacidad para reorganizar sus conexiones sinápticas y crear nuevas ramificaciones neuronales que compensen las áreas cerebrales dañadas. Por este motivo, y en el marco del Día Internacional de los Tumores Cerebrales, celebrado recientemente, Luis Gangoiti, director médico del Instituto de Rehabilitación Neurológica NeuroMadrid, ha insistido en “la necesidad de contar con un equipo de rehabilitación interdisciplinar especializado correctamente coordinado y que comparta un mismo entorno terapéutico”.

Luis Gangoiti.

“La base de la neurorrehabilitación se centra en una atención individualizada que deberá adaptarse continuamente a la evolución y respuesta al tratamiento. En el caso de los tumores cerebrales, esto es más relevante aún, teniendo en cuenta que su aparición se da en plena edad laboral y en una etapa de la vida en la que se están poniendo en marcha los proyectos vitales más importantes”, apuntan desde NeuroMadrid.

Aunque las lesiones puedan parecer similares de un paciente a otro, no evolucionan de la misma forma. Cada persona y cada proceso son únicos. “El plan de rehabilitación debe ser como un traje de alta costura a medida, diseñado de forma exclusiva para cada afectado”, argumenta Gangoiti. “La neurorrehabilitación es un proceso activo en el que el uso combinado de medidas médicas terapéuticas, sociales, psicológicas, educativas y vocacionales están orientadas a recuperar y/o compensar las capacidades funcionales alteradas, mejorar la autonomía personal del daño cerebral y, de este modo, conseguir la mejor integración familiar, socioeconómica, escolar y laboral del lesionado y de su entorno, con el fin de mejorar su calidad de vida”.

En los últimos años, los avances en el ámbito de la neurorrehabilitación han venido de la mano de las nuevas tecnologías, lo que ha abierto una puerta a la mejora de técnicas ya existentes y ha permitido el desarrollo de otras más innovadoras. Destacan, por ejemplo, las técnicas aplicadas al reaprendizaje motor orientado a tareas específicas, que requiere volver a enseñar al paciente estrategias eficaces para conseguir movimientos funcionales adaptados al entorno. En palabras del doctor Gangoiti, “este enfoque parece demostrar mayor eficacia que otras terapias convencionales para pacientes neurológicos. Ejemplos conceptuales de esta metodología son la terapia de restricción del movimiento en el lado sano para miembros superiores y la marcha en suspensión sobre tapiz rodante con descarga parcial del peso para miembros inferiores”.

Apuesta por una atención integral

En palabras de este experto, “gracias a la apuesta por un tratamiento en el que se combinan los métodos tradicionales con las nuevas tecnologías aplicadas de forma simultánea, logramos un proceso continuo y sin interrupción que debe alcanzar una respuesta óptima en el menor tiempo posible a fin de mejorar la independencia funcional, la calidad de vida y la reinserción sociolaboral, tanto del afectado como de su entorno familiar”.

Y es que los expertos insisten en que la rehabilitación debe abordarse de una manera integral, combinando las esferas física, cognitiva y social, debido a la complejidad de las lesiones cerebrales. “En estos casos, cualquier tipo de función sensorial, cognitiva, conductual, motora o automática puede verse amenazada. Su gravedad y presentación varían con el tiempo y combinadas, producen una infinidad de problemas funcionales, no sólo motores, sino en el uso del lenguaje, en la percepción visual, dificultades de aprendizaje, etcétera. También son frecuentes los trastornos de humor, los cambios de personalidad, la depresión o la ansiedad”, aclara el director médico de NeuroMadrid.

Precisamente, en este Instituto de Rehabilitación Neurológica se siguen los criterios de medicina basada en la evidencia y de los protocolos internacionales, tanto en los estudios de valoración como en la planificación de los tratamientos, que son adaptados individualmente y en función de los resultados de las pruebas realizadas. “Integramos las terapias convencionales con la tecnología de vanguardia buscando su sinergia y potenciación, lo que, unido a la experiencia de los profesionales que trabajan en NeuroMadrid, nos conduce a alcanzar el máximo beneficio”, dice este experto, quien destaca que el modelo médico en exclusividad resulta menos eficaz que el integral e interdisciplinar, en el que todos los profesionales de NeuroMadrid forman parte de un equipo y tienen reuniones periódicas en las que fijan objetivos comunes centrando su actividad en el paciente.

Para más información, puede visitar la página web www.neuromadrid.com