Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Montoro aprobará los planes de pago a proveedores antes del 15 de mayo

Andalucía, única autonomía que vota en contra de la reducción del déficit en un 1,5 por ciento

Martes, 06 de marzo de 2012, a las 23:09
María Márquez / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
Cuatro autonomías díscolas pero resultado global “muy positivo” ha sido el balance realizado por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas sobre el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrado ayer. El protagonismo de la tarde ha sido para Andalucía, única autonomía que ha rechazado fijar la reducción del déficit en un 1,5 por ciento, decisión que tendrá como consecuencia directa su no inclusión en el plan de pago a proveedores, cuyos plazos burocráticos fueron anunciados por el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Germán Beteta: antes del 1 de abril, las comunidades deben solicitar su inclusión, y en un mes y medio (15 de mayo), el Ministerio habrá tenido que tomar la decisión de aprobar o no el préstamo.

Imagen de los altos cargos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas minutos antes de comenzar el Consejo de Política Fiscal y Financiera. De izquierda a derecha, Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa; el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre; Marta Fernández Currás, secretaria de Estado de Presupuestos; el ministro Cristóbal Montoro; el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Germán Beteta.

El mecanismo de financiación para el pago de obligaciones pendientes a proveedores es “idéntico” al que se aprobó hace dos semanas para las entidades locales, y contempla cuatro plazos para su ejecución. Antes del 1 de abril, las autonomías deberán solicitar su inclusión al plan; el 15 de abril, el Ministerio debe tener en su poder el listado detallado de las deudas pendientes; antes del 30 de abril, las autonomías presentarán “su plan de ajuste” y 15 días más tarde, el equipo de Montoro enviará la aprobación o desestimación del mismo. Según ha detallado el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Germán Beteta, “la mayoría” de comunidades han enviado ya sus listados de proveedores, si bien ha recalcado que Andalucía no lo ha hecho aún.

Andalucía se quedaría fuera del plan de pago a proveedores

La comunidad andaluza se ha negado a fijar la reducción del déficit en el 1,5 por ciento, mientras que Cataluña y Canarias se han abstenido y País Vasco no ha votado, aunque el “sí” de Navarra ha comprometido su voto de acuerdo a la normativa específica foral, tal y como explicó el secretario de Estado de Administraciones Públicas. Montoro ha “lamentado” la decisión de la Junta de Andalucía a la que, transcurrida buena parte de la rueda de prensa, ha relacionado finalmente con las inminentes elecciones autonómicas. La consecuencia más directa de esa decisión es quedarse fuera del plan de pago a proveedores trazado por el Gobierno (35.000 millones de préstamo a 10 años con 2 de carencia), ya que tal y como ha confirmado el ministro, dicha financiación “está condicionada a los planes de saneamiento”. Montoro ha reprochado a la comunidad andaluza “ir en contra de la austeridad en el gasto público” y ha emplazado a la consejera andaluza Carmen Martínez a “enviar al Gobierno su lista completa de proveedores para saber su situación financiera”.

En el caso del consejero catalán de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, su abstención ha quedado condicionada a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para este año, decisión que tampoco ha gustado demasiado a Montoro. El ministro también ha respondido a las suspicacias de ciertos consejeros sobre si el esfuerzo presupuestario del Gobierno central será el mismo que el exigido a las autonomías, cuestión tildada por él de “incoveniente e inútil” porque el objetivo ministerial es el de “corregir desviaciones y este es un mal mensaje para proveedores y mercados; el tema no es relajar y flexibilizar, sino corregir”, insistió.

Un grupo de trabajo del CPFF estudia la gama de prestaciones de servicios autonómicos

Preguntado sobre el impacto de la crisis en forma de medidas autonómicas sanitarias, farmacéuticas y educativas, Montoro se limitó a señalar que un grupo de trabajo creado en el seno de CPFF “está estudiando toda la gama de prestaciones de servicios al cargo de comunidades autónomas”. En esta línea, recordó que la intención del Gobierno es abordar en el ámbito local las competencias que “ellos mismos llaman impropias”, no definidas en la Ley de Bases de Régimen Local.

En cuanto a las líneas de crédito extraordinarias planteadas en el anterior CPFF, que aglutinaban en una gran consorcio al ICO y otras entidades bancarias, el ministro ha señalado que “siguen vivas formalmente, pero de momento no están siendo utilizadas”.

El ministro Cristóbal Montoro saludando a dos de los consejeros con los que protagonizaría el desacuerdo minutos más tarde. Se trata del consejero catalán Andreu Mas-Colell, y la consejera andaluza Carmen Martínez.


Andalucía pronostica el copago en muchas comunidades”...
 

Martínez.

Al término del CPFF, la consejera andaluza de Hacienda y Administraciones Públicas, Carmen Martínez, ha insistido en que "no es razonable" que si las comunidades son las responsables del 60 por ciento de los gastos estructurales (sanidad, educación... ), solo participen en un 40 por ciento del objetivo de déficit. Martínez ha criticado la "nula flexibilidad" del Gobierno y su rechazo para estudiar opciones alternativas. Por otro lado, preguntado por si la situación financiera venidera abrirá la puerta a medidas de financiación como el copago, Martínez ha advertido que "muchas comunidades van a tener la tentación de buscar ingresos en vías como esas, que rechazamos totalmente".

... Y Cataluña que “se necesitarán más planes de pago”

Mas-Colell.

El consejero catalán de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, ha valorado también los dos grandes temas de la tarde. Por un lado, define el plan de pago a proveedores como un "buen programa" a pesar de desconocer las cantidades que se destinarán a las arcas autonómicas, y augura que "se necesitarán más planes". Y en cuanto a la abstención a la hora de votar el objetivo del déficit, Mas-Colell ha aclarado que pese a que comparten la decisión de Rajoy de "plantear un objetivo realista y creíble", Cataluña ve "desproporcionado" la distribución de dicho objetivo entre autonomías y Estado. De ahí que inste al Gobierno a fijar un déficit máximo del 3,8 por ciento, una cifra, en su opinión, que equivale a este 1,5 por ciento de exigencia autonómica.