Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

ACSA acredita la Unidad de críticos del Hospital de Pozoblanco

El programa acreditativo consta de 109 estándares de calidad

Martes, 17 de septiembre de 2013, a las 13:13

Redacción. Córdoba
La Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital Valle de los Pedroches de Pozoblanco, perteneciente al Área Sanitaria Norte de Córdoba, ha recibido el distintivo que certifica el nivel avanzado de calidad en su trabajo al haber superado con éxito el proceso de acreditación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA).

Según ha informado la propia Junta, para lograr el distintivo la unidad de gestión clínica ha participado en el Programa de Acreditación de Unidades de Gestión Clínica que desarrolla la ACSA. Dicho programa cuenta con 109 estándares o patrones de referencia de calidad a partir de los cuales las unidades analizan su trabajo y son sometidos después a una evaluación externa que determina su nivel de cumplimiento.

Antonio Torres Olivera, titular
de la Agencia de Calidad Sanitaria
de Andalucía.

Estos estándares hacen referencia a cuestiones como la atención que se presta a los usuarios, la organización de la actividad asistencial, la estructura de la unidad o los resultados obtenidos. Su objetivo consiste en analizar sus puntos fuertes y sus áreas de mejora para así prestar una asistencia sanitaria de mayor calidad y ofrecer a los profesionales entornos de trabajo en los que poder desarrollares y formarse. En el caso de la unidad se ha obtenido un porcentaje de cumplimiento de estos patrones muy elevado, por lo que se le ha concedido el nivel avanzado de certificación.

A lo largo del proceso de acreditación, los profesionales de la unidad han realizado un notable esfuerzo para garantizar una asistencia de calidad a los usuarios, incrementar su nivel de formación y han incorporado, además, nuevas técnicas para mejorar la atención prestada.

Así, se ha implantado el sistema de clasificación de pacientes por prioridades que permite clasificar a los pacientes en función de su gravedad y no por orden de llegada, garantizándose la asistencia inmediata de los pacientes que presenten mayor urgencia. Para ello ha sido necesaria la formación de todos los profesionales de enfermería de la unidad, que posteriormente han ejercido como formadores de profesionales de otras provincias en esta materia.

Desde la unidad se ha trabajado también en la realización y distribución electrónica de los electrocardiogramas, lo que permite la integración de esta prueba diagnóstica en la Historia de Salud del ciudadano. Gracias a esto los profesionales sanitarios pueden visualizar en tiempo real de los resultados de la prueba, así como establecer comparativas en la evolución de un paciente.

Del mismo modo, se han puesto en marcha iniciativas para incrementar la seguridad en la atención como la colocación de pulseras de identificación inequívoca a los pacientes tras su admisión, la identificación de muestras analíticas a través de códigos de barras o el correcto cumplimiento del circuito de cierres transfusionales.

El reconocimiento de la ACSA se suma al que esta unidad había recibido recientemente por parte de la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) en referencia a la calidad de su sistema de gestión.