Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Andalucía acerca el testamento vital al paciente y al profesional sanitario

A los ocho puntos de registro existentes en las delegaciones territoriales de Salud y Bienestar Social, se sumarán un total de 44 nuevos

Sábado, 01 de junio de 2013, a las 11:20

Redacción. Sevilla
Los andaluces ya pueden registrar su voluntad vital anticipada en hospitales y centros de salud. La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, ha confirmado que Andalucía contará con 52 puntos disponibles para registrar el testamento vital. Con este paso se pretende dar cumplimiento al compromiso de la Junta de Andalucía de mejorar la accesibilidad de los ciudadanos a este registro, tal y como establece el Decreto 59/2012, de 13 de marzo, por el que se regula la organización y funcionamiento del Registro de Voluntades Vitales Anticipadas de Andalucía.

La consejera Mª jesús Montero, y el director general José Luis Rocha.

En este sentido, a los ocho puntos de registro existentes en las delegaciones territoriales de Salud y Bienestar Social, se sumarán un total de 44 nuevos puntos, de los que 12 ya están operativos. La puesta en marcha de estos nuevos puntos de registro, que permitirán acercar este recurso a menos de 30 minutos del lugar de residencia de los ciudadanos, se está haciendo de forma progresiva.

La distribución por provincias de los 12 nuevos puntos abiertos se ubican en Sevilla (Hospital de Osuna, centro de salud de Écija y Hospital de Valme); en Málaga (Hospital de Ronda, Hospital Virgen de la Victoria y Hospital Regional de Málaga); en Cádiz (Hospital Punta de Europa de Algeciras) y en Jaén (centro de salud Puerta Madrid de Andújar, Distrito Sanitario de Jaén, centro de salud de Alcalá la Real, Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda y centro de salud de Orcera).

El registro de voluntades vitales de Andalucía que funciona en Andalucía desde 2004, y en que ya hay inscritos 24.290 testamentos vitales, tiene por objetivo la custodia, conservación y accesibilidad de las declaraciones de voluntad vital anticipada emitidas en la comunidad. En este documento los ciudadanos pueden dejar constancia de qué actuaciones, dentro de la legalidad vigente, quieren que se tomen llegado el momento y, siempre y cuando, no pueda manifestarlo por sí mismo.

La primera guía del sistema sanitario público español

Los profesionales de la sanidad andaluza ya disponen de una guía para facilitar la planificación anticipada de decisiones ante el proceso de muerte, que incluye conocimientos y pautas prácticas para poner en marcha estos procesos junto a las personas incluidas en los programas de cuidados paliativos o atención domiciliaria o que padezcan enfermedades graves e irreversibles. Así lo ha dado a conocer la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, que ha ofrecido un balance sobre los avances y las nuevas herramientas existentes en este ámbito, con motivo del tercer aniversario de la Ley 2/2010, de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona ante el proceso de muerte.

Por planificación anticipada de decisiones, se entiende "el proceso voluntario de comunicación y deliberación entre una persona capaz y profesionales sanitarios implicados en su atención acerca de los valores, deseos y preferencias que quiere que se tengan en cuenta respecto a la atención sanitaria que recibirá el paciente, sobre todo en el momento final de su vida". La guía, la primera de este tipo editada en el Sistema Nacional de Salud, sirve, según la consejera, para "clarificar conceptos" y puede resultar útil para cualquier profesional del sistema: profesionales de la medicina, enfermería, fisioterapia, psicología, trabajo social, o asesoría jurídica podrán hacer uso de los recursos que propone esta guía cuando estén atendiendo a la ciudadanía andaluza.

En este sentido, siempre que la persona interesada lo permita, es deseable que participen en el proceso de decisión anticipada sus familiares, personas de su confianza, o su representante, quienes, llegado el caso de que la persona pierda la capacidad de decidir, podrán tomar decisiones coherentes y respetuosas con los valores y deseos que expresó el paciente cuando sí podía decidir.

El plan de decisión anticipada debe ser voluntario, informado, y realizarse cuando la persona aún es capaz de decidir la atención sanitaria que desea o no recibir en el momento final de la vida. Una vez realizado, se ha de registrar en la historia de salud y debe ser comunicado a todas las personas implicadas en la atención a la persona enferma, así como a sus familiares y representantes, siempre con el permiso de ésta. Además, el plan debe ser revisado periódicamente, principalmente cuando cambien las condiciones de salud de las personas o se produzcan acontecimientos vitales importantes

Red Andaluza de Investigación

La consejera de Salud y Bienestar Social también se ha referido a la Red Andaluza de Investigación sobre el final de la Vida, una iniciativa de apoyo a la investigación en relación con el final de la vida, constituida por la Escuela Andaluza de Salud Pública en el marco del Plan Andaluz de Cuidados Paliativos y la Estrategia de Bioética del sistema sanitario público de Andalucía.

Se trata de un espacio de encuentro entre los diferentes grupos de investigación de diferentes instituciones públicas o privadas, interesadas en investigar los aspectos clínicos, psicológicos, éticos, jurídicos o filosóficos de la atención al final de la vida de las personas.

Actualmente pertenecen a esta red grupos de la Escuela Andaluza de Salud Pública (Granada), del Instituto de Estudios Sociales Avanzados del CSIC (Córdoba), de la Fundación Cudeca (Málaga), de la Universidad de Granada y del Área de Gestión Sanitaria Norte de Málaga y se espera que en el futuro se incorporen muchos otros grupos de investigación.

La página web donde se aloja esta red es http://www.andalusianendoflife.com/index.php/es, y en ella se ofrece acceso a información sobre los grupos de investigación y los proyectos. Además, se está configurando como reservorio de las publicaciones existentes en esta materia. Actualmente, cuenta con 55 publicaciones ya recopiladas.

Los avances en investigación van de la mano de la reflexión ética. Es por ello que el Comité de Bioética de Andalucía abordará la objeción de conciencia de los profesionales tanto en el ámbito de la muerte digna como en otras áreas.Este ámbito de debate va a generar un amplio y profundo análisis sobre la objeción de conciencia desde el punto de vista ético y legal, que vendría incluso, según ha señalado Montero, a cubrir el vacío legal existente en esta materia en el ámbito estatal.

Programa de telecontinuidad

La mayoría de las personas asocian determinadas circunstancias con morir dignamente. Entre ellas destacan morir sin dolor, morir durmiendo o estando inconsciente de la propia muerte, morir rodeado de los seres queridos, morir en la propia casa y no en un hospital. Para dar respuesta a muchas de estas circunstancias nace el proyecto de telecontinuidad a pacientes de cuidados paliativos, un programa que permite un seguimiento personalizado a estos pacientes tras haber recibido el alta.

Desde la puesta marcha en junio de 2012 hasta el 1 de mayo de 2013, se han inscrito un total de 1.061 usuarios, de los que 616 son hombres y 445 mujeres. El mayor porcentaje de edad se corresponde a usuarios comprendidos entre los 80 y 84 años.