14 nov 2018 | Actualizado: 18:40
Miércoles, 22 de febrero de 2012, a las 00:03

primer PLENO DEL SENADO de la legislatura
EL COPAGO PROTAGONIZA LAS PREGUNTAS DEL PSOE, DE LA MANO DE LERTXUNDI y gómez
Mato: “Queremos que los pacientes reciban atención de la máxima calidad sin tener que pagar por ello”
La ministra instó a los socialistas a evitar la confrontación partidista y sumarse al pacto sanitario

María Márquez. Madrid

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.

El copago ha acaparado las preguntas del PSOE, de la mano de Roberto Lertxundi y Tomás Gómez, dirigidas a la ministra Ana Mato en su primera comparecencia en el pleno del Senado. El senador bilbaíno manifestó su preocupación por el impacto de los recortes autonómicos y “el apoderamiento” de las gestoras Ribera Salud y Capio, mientras que Gómez señaló directamente a los presidentes de Murcia y la Comunidad de Madrid, Ramón Luis Valcárcel y Esperanza Aguirre, como defensores de la mencionada fórmula de financiación. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad respondió a ambos de forma similar, en consonancia con su discurso del último mes y medio, “sanidad universal, pública y gratuita”, pero esta vez con un apéndice: “sin tener que pagar por ello”.

Los senadores socialistas Roberto Lertxundi (imagen superior) y Tomás Gómez

Lertxundi se refirió específicamente a los “límites de la participación económica de los enfermos en la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS)”, acusando al PP de “tratar a los enfermos como a los usuarios de autopistas de peaje”. Acusaciones que no hicieron más que recalcar el mensaje ministerial de sanidad “universal, pública y gratuita”, sumado a que los límites cuestionados por el senador son los de “la Constitución, el ordenamiento jurídico, el programa electoral del PP y el discurso de investidura de Mariano Rajoy”. El senador socialista optó entonces por reseñar el impacto de los recortes autonómicos, “más del 10 por ciento sobre los del ejercicio anterior”, y recordar que incluso la Organización Médica Colegial había instado a “plantarse” frente a estas medidas. Y mencionando a las empresas de concesiones administrativas más importantes del país, Ribera Salud y Capio, preguntó sin éxito a Mato si les iba a permitir “seguir apoderándose del servicio público”. Sin éxito porque la ministra se limitó a resaltar su ánimo de “proteger al SNS ante avatares económicos”, para lo que mencionó al Pacto Estatal por la Sanidad como una herramienta fundamental.

El PSOE también propuso el copago

A continuación, fue el turno del también socialista Tomás Gómez, quien reincidió en el tema del copago, esta vez aludiendo a las “propuestas anunciadas por comunidades del PP”. En esta ocasión, Mato recordó que dichas propuestas se habían hecho con anterioridad “desde todos los ámbitos ideológicos”, mencionando a “entusiastas defensores” de las filas socialistas como “la anterior consejera catalana, Pajín, Trinidad Jiménez y Ramón Jáuregui”. En su respuesta, el senador aludió a las pretensiones de los presidentes de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y Madrid, Esperanza Aguirre, para concluir definiendo la fórmula del copago de “injusta, ineficaz e inútil”. La ministra de Sanidad rechazó las acusaciones de Gómez recordándole que es su partido el que “ha dejado a la sanidad española en una situación bastante complicada”. Mato le pidió “coherencia” y resaltó que lo fundamental es que “los pacientes reciban una atención de máxima calidad sin tener que pagar por ello”.