Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Alberdi: “La defensa de la sanidad pública no es compatible con la actuación de la Consejería”

El sindicato médico critica que muchos puntos del acuerdo con el Sespa “sigan en el aire”

Jueves, 30 de mayo de 2013, a las 11:46

Ainara Vallés.
Aunque ya ha sido publicada la resolución del gerente del Área Sanitaria IV, Jaime Rabanal, por la que se revoca la anterior resolución de 14 de marzo de 2013,  que introducía la programación de horarios de tarde a los profesionales médicos, según el presidente del Sindicato Médico del Principado de Asturias (Simpa) Javier Alberdi,  hay todavía muchos puntos del Acuerdo que puso el punto final a la huelga el pasado mes de Enero “que siguen en el aire”.

Javier Alberdi

“La problemática sobre la prolongación de la jornada todavía no ha sido resuelta, ni tampoco la contabilidad de las horas que dedican los profesionales médicos en servicios especiales como el de Atención Primaria o Anestesia”, ha puntualizado Alberdi a Redacción Médica, quien ha criticado también las contrariedades en las actuaciones del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) con respecto a la aplicación de las jornadas en los meses de verano.

El sindicato critica que “se esté defendiendo una sanidad pública, gratuita y universal cuando la tasa de derivaciones a los centros concertados es más alta que nunca”.

En este sentido cabe recordar que este martes se aprobó un concierto entre el Sespa y los centros concertados de Avilés, Cruz Roja, Jove y  el Sanatorio Adaro por el que se establece un incremento en la actividad de estos de un 15 por ciento con un presupuesto similar al de 2012, acuerdo que ha sido valorado positivamente por ambas partes y que para el presidente del Simpa está sin duda relacionado con la alta tasa de derivaciones que está manejando la consejería de Sanidad.

“Tras la defensa a ultranza que han hecho de la sanidad pública se esconde el doble rasero de permitirse el lujo de derivar un 10 por ciento de las operaciones a clínicas privadas”, ha señalado Alberdi, que considera que si realmente estuvieran interesados en amparar la sanidad pública, “los costes de derivaciones los habrían destinado a aumentar el número de recursos en los centros públicos”.

El presidente del sindicato se ha referido también al cese la pasada semana del jefe del Servicio de Hematología del Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA), Francisco García Menéndez-Tévar,  actuación que desde el portal del Simpa se criticó duramente asegurando que se trataba de “todo un escándalo” e insinuando que tenía más que ver con razones políticas que con una falta real de eficiencia del servicio. 

Redacción Médica le preguntó sobe su parecer acerca de la nota de prensa que ayer remitió la Asociación de Trasplantados Hematopoyéticos y Enfermos Hematológicos de Asturias (Astheha) reprobando las acusaciones del sindicato y asegurando que “los hechos son concretos, objetivos y sin ninguna arbitrariedad”  y que “han sido continuas las quejas de enfermos y familiares sobre irregularidades y desórdenes en ciertas áreas del Servicio”, algo que a Alberdi le parece “llamativo” teniendo en cuenta que “ las auditorías han sido siempre positivas con dos terceras partes a favor de la gestión del Servicio” y que ha sido “precisamente este colectivo” el único que ha “despotricado” respaldando la decisión de la Junta de Dirección.

Lo cierto es que a pesar de que el fin de huelga trajo consigo un período de quietud, este no ha significado en absoluto el cese de las discrepancias entre el sindicato y el Servicio de Salud asturiano, que según el primero “sigue haciendo oídos sordos a sus demandas” mientras la Consejería asegura que sus decisiones buscan (y están logrando) favorecer la calidad del Servicio de Salud Asturiano.

El último motivo concreto de divergencia entre ambos se puso de manifiesto el pasado domingo a raíz de la agresión que sufrió una médico por parte de un paciente en el Centro de Salud de Llanes. El sindicato publicó en su portal una nota asegurando que tal hecho era consecuencia de la supresión de las guardias de seguridad en Atención Primaria: “La inseguridad vuelve a los centros, pero al Consejero eso le preocupa bien poco”, concluyeron.