Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

AES propone eliminar tratamientos y cirugías con “incierto” o “escaso” beneficio para evitar recortes en el SNS

El hilo conductor de todas las medidas debe ser la financiación selectiva y la priorización por criterios de coste y efectividad

Jueves, 03 de noviembre de 2011, a las 16:46

Ángeles Blanco. Madrid
La Asociación de Economía de la Salud (AES) propone eliminar tratamientos con “incierto” o “escaso” beneficio para evitar recortes lineales encaminados a garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). “Pensemos en que podemos hacer, en lugar de recortar sin pensar”, advierte el médico, investigador en Servicios Sanitarios y también coautor del documento, Enrique Bernal Delgado durante la presentación del informe elaborado por AES. “No es aceptable promover políticas lineales sin agotar políticas de ajuste que exploren la eficiencia del sistema”, enfatiza el presidente de AES, Juan Oliva Moreno.
 

De izda. a dcha: el investigador en Servicios Sanitarios, Enrique Bernal Delgado; el jefe del Departamento de Planificación y Economía de la Salud del Instituto de Salud Carlos III, José Ramón Repullo Labrador; el vice-presidente de la Fundación Instituto de Investigación en Servicios de Salud, Ricard Meneu de Guillerma; el presidente de AES Juan Molina Moreno; y la profesora titular de Economía Aplicada de la UCM, Rosa Urbanos Garrido.

Para ello, el camino a seguir en la ruta de la sostenibilidad del SNS tiene para AES un hilo conductor basado en la financiación selectiva y en la priorización por criterios de coste-efectividad . “No se debe posponer la financiación selectiva. Se debe priorizar aquello que está dando valor”, concreta Bernal Delgado.

En este sentido, desde la sociedad científica ponen sobre la mesa una serie de intervenciones médicas que podrían servir como ejemplo a esta idea de priorizar la financiación. Así, para AES se deberían dejar de lado “intervenciones inefectivas” como la prescripción de estatinas en prevención primaria de muerte por cardiopatía isquémica y todas aquellas en las que el “balance beneficio-riesgo se desplaza netamente hacia el segundo”.

A ellas se suma también los tratamientos “prescindibles por innecesarios” como es el caso de un tercio de los antibióticos en Atención Primaria (AP), las cirugías “potencialmente cosméticas” como la operación estética de varices y todas aquellas que resulten eficaces con alternativas más coste efectivas. En este apartado, la sociedad científica concreta ejemplificando con el caso de los tratamientos en osteoporosis, donde “la mitad” son eficaces con otras alternativas terapéuticas menos costosas.
 

De izda. a dcha: Enrique Bernal Delgado, Ricard Meneu de Guillerma y Juan Oliva Moreno.

Respecto a las intervenciones quirúrgicas, el documento de debate señala el caso de los “pacientes medios”, donde el beneficio es “incierto” y “habría que valorar si debe o no realizarse la cirugía”. Este es el caso de algunos pacientes con patologías de cadera, rodilla o cataratas, que tras ser operados no siempre obtienen una mejoría óptima.

Reforma del copago farmacéutico

Por otro lado, aunque en desarrollo de la idea de financiación selectiva Bernal Delgado asegura que se debe reformar el copago farmacéutico, así como introducir otro tipo de copagos, siempre que se mantengan mecanismos que aseguren la protección de los más débiles.

En relación al copago farmacéutico AES cree que se debería “eliminar la arbitraria distinción entre activos y pensionistas”, mientras que para introducir otro tipo de copagos el vicepresidente de la Fundación Instituto de Investigación en Servicios de Salud (IISS), Ricard Meneu de Guillerma, pone como ejemplo el caso de los genéricos. “Si un paciente quiere acceder a un fármaco determinado del que se dispone de genérico, se podría plantear el debate del copago”, indica.