Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Administrar una combinación de fármacos por perfil genético mejora el postoperatorio en tumores

La investigación constata que, a nivel global, la supervivencia y no recaída de la enfermedad mejora un 14 por ciento en los pacientes que se acogieron esta alternativa

Lunes, 01 de junio de 2015, a las 18:12

Bartomeu Massuti.

Redacción. Chicago
El Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), grupo de investigación formado por 365 especialistas de toda España, ha presentado en el Congreso ASCO, la principal cita internacional sobre Oncología, los resultados del estudio SCAT. Se trata de la primera investigación a nivel mundial sobre tratamiento postoperatorio seleccionado en base a características genéticas de las células en cáncer de pulmón de ‘células no pequeñas’, el tumor más relacionado con el hábito tabáquico. “La investigación constata que la administración de una combinación de fármacos ya existentes en los hospitales en base al perfil genético del tumor puede mejorar las perspectivas de los enfermos tras la intervención”, explica Bartomeu Massuti, secretario del GECP y jefe de Oncología del Hospital General de Alicante.

Según los especialistas del GECP, se trata de un proyecto pionero, que muestra la posibilidad de analizar las características genéticas del tumor operado de forma que permita la selección del tratamiento postoperatorio y que demuestra las posibilidades de eficiencia y optimización que ofrecen las terapias oncológicas actuales. “Es un estudio independiente cuya finalidad no es lanzar fármacos nuevos, sino investigar las posibilidades de las terapias actuales. Esto permite que su aplicación a la práctica hospitalaria diaria sea posible de forma inmediata y realista, mejorando la calidad de vida de nuestros pacientes”, detalla Massuti.

Pacientes con alto porcentaje de recaídas

El subgrupo de pacientes investigado por el GECP presenta un alto porcentaje de recaída de la enfermedad, superior al 50 por ciento, cuando existe afectación ganglionar. “Queríamos investigar las posibilidades de mejora en estos pacientes a través de la aplicación de quimioterapia postoperatoria”, asegura el secretario del Grupo. En este sentido, el estudio SCAT analiza las combinaciones de fármacos más efectivas en base a la presencia de un gen con capacidad predictiva, el BRCA1: su presencia en niveles mayores o menores puede determinar la eficacia del tratamiento.

Así, la investigación constata que, a nivel global, la supervivencia y no recaída de la enfermedad mejora un 14 por ciento en los pacientes que completaron el tratamiento postoperatorio. Además, se detectó una mejora significativa, de hasta un 50 por ciento, en el subgrupo de paciente con bajos niveles de expresión del gen BRAC1. Asimismo, el estudio constata que las expresión génica es diferente en los distintos tipos celulares del cáncer de pulmón y conlleva diferencias pronósticas y puede comportar diferencias en supervivencia.

“En conclusión podemos decir que esta investigación es un paso más en la mejora del tratamiento que a día de hoy ofrecemos en nuestros hospitales a los pacientes con cáncer de pulmón. Sabemos que la quimioterapia postoperatoria mejora los resultados y las expectativas de vida de estos pacientes”, señala el doctor Bartomeu Massuti.

Por su parte, para Mariano Provencio, actual presidente del Grupo, y Rafael Rosell, que dirigió la entidad hasta 2014, el estudio SCAT constata, una vez más, la capacidad de la investigación clínica oncológica en España realizada con la participación de diversos hospitales a través de Grupos Cooperativos de Investigación.