12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Administradas cerca de 70.000 dosis de vacuna antigripal

Se han procesado 24 muestras de la red centinela y todas han resultado negativas

Lunes, 07 de noviembre de 2011, a las 14:03

Redacción. Pamplona
Los centros de atención primaria del Servicio Navarro de Salud han administrado, a fecha de 30 de octubre, 69.923 dosis de vacuna antigripal, de las 120.000 dosis adquiridas para la presente campaña otoñal, cuyo coste total asciende a 460.800 euros (3,84 euros por unidad).

Además, en lo que vamos de temporada, la Red de Médicos Centinela para la vigilancia de la gripe en Navarra ha procesado 24 muestras y todas han resultado negativas a virus de la gripe. En pacientes con síndrome gripal de estas últimas semanas se ha detectado presencia de otros virus respiratorios (virus parainfluenza y adenovirus). Por lo que respecta al ritmo de vacunación, éste se encuentra dentro de los márgenes habituales.

Esta campaña va dirigida fundamentalmente a proteger a aquellas personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la gripe, a las que pueden transmitir la enfermedad a otras personas con alto riesgo de complicaciones, y a aquellas que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales en la comunidad.

En concreto, el grupo de personas con mayor riesgo de presentar complicaciones incluye a: personas de 60 o más años de edad; niños y niñas y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares (incluyendo a menores con asma) y personas que hayan precisado seguimiento médico periódico u hospitalización en el año precedente por enfermedades metabólicas crónicas (incluyendo diabetes mellitus), insuficiencia renal, obesidad mórbida, hemoglobinopatías o inmunosupresión (incluyendo la originada por fármacos); institucionalizados de cualquier edad; niños y adolescentes (de 6 meses a 18 años), que estén en tratamiento prolongado con aspirina y embarazadas, en cualquier momento de la gestación.

Por su parte, el colectivo que puede transmitir la gripe a otras personas está integrado por: personal médico, personal de enfermería y otro personal intra y extrahospitalario que atiendan a personas de alto riesgo (ancianos, transplantados, personas con sida…); personal empleado en asilos o en centros de cuidados de crónicos que tienen contacto directo con los residentes; personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo; y convivientes en el hogar, incluidos niños y niñas, de personas de alto riesgo.

El último colectivo, el de personas que trabajan en servicios públicos especiales, está integrado por: fuerzas de seguridad, bomberos, servicios de protección civil y maestros. Asimismo, se recomienda la vacunación a personas que trabajan en granjas de aves.