Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

La Academia Médico-Quirúrgica Española afronta una nueva etapa formando a profesionales fuera de Madrid

Por primera vez ha incorporado a la dirección académicos de diversas autonomías

Lunes, 07 de marzo de 2011, a las 18:56

María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
El cincuenta por ciento de la junta directiva de la Academia Médico-Quirúrgica Española se ha renovado recientemente con dos novedades fundamentales. Por un lado,  se han incorporado académicos no madrileños (concretamente de Canarias, Granada y Asturias), y por otro, ahora se persigue una mayor repercusión mediática, que vendrá dada por la secretaría general de Bartolomé Beltrán. Luis Ortiz, jefe de Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Gregorio Marañón renueva su cuarta presidencia consecutiva en la entidad haciendo del enfoque integral de la atención al enfermo un lema de la misma.

De izquierda a derecha. Juan Ramón Giménez; Bartolomé Beltrán (nuevo secretario general); Francisco R. García y Juan Troyano (nuevo vocal). Sentados: José Manuel Pérez Vázquez (vicepresidente primero); Luis Ortiz (presidente); Carmen Maroto (nueva vocal) y Ángel García Cubero (vicepresidente segundo).


Tras 17 años de gestión al frente de la Academia, Luis Ortiz se ha propuesto “hacerla realmente española”. Para ello, su junta directiva rompe la tradición no solo con los nuevos miembros sino además poniendo en marcha un plan formativo descentralizado cuya primera sesión se celebró en Barcelona el pasado mes de enero, siendo Zaragoza el próximo destino.

Otro de los puntos de inflexión en esta nueva etapa tiene que ver con su nuevo secretario general. Bartolomé Beltrán, experto en lides mediáticas, conferirá a la Academia el impacto en la prensa que su presidente añoraba. “Todo lo que haces, si no lo difundes, es como si no lo hubieras hecho”, admite Ortiz.

Distinta a otras sociedades científicas

Una de las carencias de la praxis médica identificada por Ortiz y de la que la Academia pretende huir es “la sub o superespecialización”. Así, abogan por el abordaje multidisciplinar del paciente que cuente con un responsable. “El objetivo sería evitar el sobrediagnóstico y sobretratamiento, grandes riesgos la praxis médica actual”, advierte.

Este abordaje integral es una de las características que, según el presidente de la citada entidad, la diferencian de otras sociedades científicas, y a la que hay que añadir otras como la ausencia de 'números clausus' para la incorporación de académicos y de la limitación de edad los mismos.

Característica diferenciadora de la Academia.

Las claves de la nueva etapa.