Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 15:00

La Junta formará a más de 3.000 cuidadores no profesionales de personas dependientes

Javier Pérez hizo balance de la aplicación del programa formativo en 2010

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 18:35

Redacción. Toledo
Más de 3.000 personas se beneficiarán este año del programa formativo de carácter voluntario y gratuito dirigido a los cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia que desarrolla el Gobierno de Castilla La Mancha desde hace tres años en colaboración con distintas entidades, entre las que se cuenta, con especial implicación, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi)

Javier Pérez, a la izquierda, y Luis Perales hicieron balance de los programas de formación para cuidadores no profesionales de personas dependientes.

La iniciativa, que parte del artículo 36 de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y de Atención a las Personas en situación de Dependencia, está dirigida a aquellas personas que perciben la prestación económica por cuidados en el entorno familiar a fin de ofrecerles de manera voluntaria la información, el asesoramiento y el apoyo necesario para que puedan desempeñar su labor de la mejor manera posible y prevenir los efectos negativos y estresantes que se producen en la figura del cuidador.

Así lo destacó ayer en Toledo el director general de Atención a Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas en Situación de Dependencia, Javier Pérez, en el balance que hizo de este programa junto con el presidente regional de Cermi, Luis Perales.

Este programa, que ha celebrado hasta la fecha cerca de 250 talleres formativos en los que han participado más de 5.000 cuidadores no profesionales, se enmarcan en la necesidad de que aquellas personas que lo necesitan, como en este caso los dependientes, reciban una asistencia específica y los más profesionalizada posible, aunque sea en el hogar.

"Labor impagable"

Pérez recordó que aproximadamente la mitad de las prestaciones concedidas en Castilla-La Mancha con motivo de la Ley de Dependencia, unas 26.500, son de carácter económico, con ayudas para cada una de ellas de entre 300 y 520 euros mensuales.

De estas personas, 8.000 se han incorporado durante 2010, y en gran parte de los casos van unidas a un alta en la seguridad social del cuidador. En ese sentido, más de 9.000 cuidadores hay en estos momentos en alta en el convenio especial de cuidadores de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Según Pérez, estos cuidadores de personas dependientes hacen una labor impagable y que en muchos casos ya venían haciendo mucho antes de la puesta en marcha del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia.

Todas estas actuaciones formativas, que se han desarrollado desde varias modalidades, han supuesto la movilización de una amplia red de profesorado con más de 250 formadores de disciplinas del campo de las Ciencias Sociales y de la Salud como psicólogos, trabajadores sociales, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, diplomados en enfermería, psicopedagogos, logopedas, todos ellos con gran experiencia en trabajo con personas en situación de dependencia.

Por eso, el director general aseguraba que esta labor formativa hubiera sido imposible sin la colaboración de entidades comprometidas en la consolidación de este nuevo derecho social como Cermi, la Obra Social La Caixa, Fundación Gerón, además de los profesionales de los servicios sociales básicos o del Servicio Provincial de Dependencia de Cuenca, o del programa Educación de Adultos que presta la Consejería de Educación y Ciencia.

En ese sentido, el presidente de Cermi Castilla-La Mancha, Luis Perales, destacó la sintonía del Gobierno regional con el movimiento asociativo de ofrecer la mejor formación posible a los cuidadores no profesionales de personas dependientes.

Desde los talleres de Cermi, que se llevan a cabo especialmente en zonas rurales, se enseña entre otros contenidos, a conciliar los distintos aspectos que conlleva el cuidado de las personas en situación de dependencia de manera satisfactoria como por ejemplo, una alimentación adecuada, aseo, cambios posturales y movilización de personas encamadas o estimulación cognitiva.

Asimismo, con esta iniciativa se facilitan herramientas de actuación para que el cuidador también se cuide y evite los riesgos de esta actividad relacionados con el estrés, la fatiga y las lesiones musculares.

Respecto a este año, se aumentará las horas de las sesiones y se acentuará talleres destinados a enfermedades más específicas, a demanda de los cuidadores no profesionales.

Manual y guía

La Consejería de Salud y Bienestar Social, por otro lado, ha elaborado un Manual de Apoyo para Cuidadores No Profesionales que se entrega a cada uno de los participantes de los talleres, en el que se recogen de forma visual y accesible las diferentes estrategias de cuidados en las áreas que conlleva la atención de una persona dependiente en el domicilio.

Ofrece recomendaciones en higiene personal, vestido, alimentación, transferencias y movilizaciones, medicación, prevención de úlceras por presión y otras patologías, seguridad y adaptaciones en el hogar, comunicación y habilidades sociales para el manejo de situaciones difíciles o aprendizaje del autocuidado del cuidador.

Este manual también ha sido distribuido por parte de la Consejería de Salud y Bienestar Social a aquellas entidades, asociaciones y equipos de servicios sociales que lo han solicitado como apoyo didáctico a sus propias actuaciones formativas, y que está disponible para su utilización con consulta en la página web jccm.es.

Por último, y con carácter general todos los cuidadores reciben una guía específica de cuidados básicos a personas dependientes que supone incluye las nociones básicas a tener en cuanta para facilitar y mejorar la calidad de vida de estar personas.