Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

8.000 personas se incorporarán al Servicio de Teleasistencia

La prestación supone un ahorro anual de 2,3 millones para la sanidad

Martes, 26 de noviembre de 2013, a las 14:42

María José Sánchez Rubio.

Redacción. Sevilla
El Servicio Andaluz de Teleasistencia (SAT) atenderá a 8.000 personas más en el próximo cuatrimestre, hasta alcanzar las 186.000 usuarias de esta prestación. La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha informado al Consejo de Gobierno de la situación actual del servicio y de las previsiones para su ampliación.

Las nuevas personas beneficiarias, que se incorporarán a partir de la primera semana de diciembre, a un ritmo de 2.000 al mes, se sumarán a las 17.700 que se han dado de alta a lo largo de 2013.

Sánchez Rubio ha recordado que, como consecuencia de la política estatal de recortes en las prestaciones sociales, a finales de 2012 no se renovó el convenio entre el Imserso y la Federación Española de Municipios y Provincias para la prestación de la teleasistencia a través de los ayuntamientos. Esta decisión dejó sin el servicio de teleasistencia a más de 28.000 andaluces.

Además de la rentabilidad social, la consejera ha resaltado los beneficios económicos que conlleva el SAT, especialmente en términos de empleo. Actualmente, el servicio proporciona 663 puestos de trabajo directos. De ellos, 553 corresponden a los teleasistentes que desarrollan su actividad en los ‘call center’ de Málaga y Sevilla. Los 110 restantes son de los profesionales del servicio técnico de instalación y  mantenimiento de los dispositivos domiciliarios.

El 72 por ciento de estos profesionales, que trabajan en la firma Proazimut, SL, son personas con discapacidad, gracias a las cláusulas sociales que la Consejería está comenzando a incluir en sus contratos con empresas.

Sánchez Rubio ha señalado también que el SAT constituye un modelo de eficiencia tanto para la sanidad pública como para la ciudadanía. A este respecto, un estudio realizado por la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia concluye que la asistencia telefónica a llamadas de usuarios demandantes de atención sanitaria supone un ahorro de 2,3 millones al año. Además, el 40 por ciento de los familiares se plantearía contratar apoyo si no contasen con el Servicio de Teleasistencia, lo que supondría un gasto para estas familias de hasta 1.950 euros al mes. Igualmente, esta prestación puede retrasar o evitar el ingreso en plazas residenciales, recurso éste que para la Administración representa un coste medio de 1.400 euros al mes por persona.