10 dic 2018 | Actualizado: 18:30

El Estado debe recuperar las competencias sanitarias

El profesional es para el 51 por ciento quien debe liderar el cambio que necesita el SNS

jue 03 noviembre 2011. 17.24H
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal / Adrián Conde. Madrid
El Consejo General de Enfermería ha presentado un barómetro en el que 1.200 ciudadanos han opinado sobre el Sistema Nacional de Salud (SNS) y su sostenibilidad. En términos generales sobre la evolución del SNS, solo “aprueban” la labor del profesional sanitario y su disponibilidad, además de la atención recibida. Por el contrario, “suspenden” las listas de espera, la financiación y la gestión. Y es precisamente en el ámbito de competencias donde responden de manera sorprendente y casi unánime: 7 de cada 10 opina que el Estado debería asumirlas para solucionar los problemas del sistema. En cuanto a medidas concretas, el copago cuenta con opiniones muy polarizadas, hasta el punto que solo dista un 0,6 por ciento entre los que lo apoyan en función de la renta (35,7 por ciento) y los que lo rechazan (35,1 por ciento).

Fuente: 'Observatorio Sanitario. El futuro de la sanidad pública' del Consejo General de Enfermería.


Solo "aprueba" el profesional y la atención.

La presentación de los resultados fue presidida por el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, la vicepresidenta Pilar Fernández, y el director general, Rafael Lletget, acompañados por el director del estudio, José María Sansegundo. Los ítems del barómetro son diversos, si bien el hilo conductor es la frágil situación económica en la que se encuentra el SNS. Sansegundo opina que el sistema es “querido, valorado y reconocido, pero la gente sabe que hay problemas y que irán a más”. Las opiniones reflejan que para el ciudadano de a pie el Estado es mayor símbolo de estabilidad que las comunidades autónomas, y así un 79,3 por ciento considera acertado o muy acertado que el Gobierno “asuma sin restricciones todos los incrementos de gasto, aunque esto suponga más endeudamiento", ya que se trata de un servicio esencial. Y en una escala del 1 al 10, un 69,8 por ciento de consultados otorga las máximas puntuaciones a favor de que el Estado centralice las competencias sanitarias.

El copago en función de la renta, la solución más aceptada

Identificado el riesgo, las soluciones presentadas cuentan con diferentes percepciones. Por un lado, el “pago por algunos servicios” es aceptado por el 33 por ciento de forma moderada, por el 33,1 por ciento con más entusiasmo, y rechazado por 31,8 por ciento. El “ticket disuario” no convence tanto: el 44,2 por ciento lo rechaza, al igual que el pago de medicinas por parte de jubilados, con una negativa del 66,2 por ciento de encuestados. Por el contrario, el “copago en función de la renta”, es mejor valorado, al ser “adecuado o muy adecuado” para el 63,5 por ciento de participantes.

En cuanto al liderazgo deseado para este cambio que “necesita” el sistema, los participantes en el barómetro lo tienen claro: el 51 por ciento se lo otorgaría al profesional sanitario, seguido de los políticos (35 por ciento), y empresas privadas expertas en sanidad (9 por ciento).

Como no podía ser de otra forma, el Consejo General de Enfermería ha querido conocer la percepción sobre la prescripción enfermera (medida “muy adecuada” para el ahorro según un 38,4 por ciento de entrevistados) o las nuevas competencias, también altamente valoradas como la atención al niño sano (41,3 por ciento) y la atención al crónico (43,1 por ciento).