14 dic 2018 | Actualizado: 17:40

Más de 250.000 vacunas harán frente a la gripe en la campaña de este año

El coste asciende a 818.176 euros, casi 90.000 euros menos respecto a 2013

jue 16 octubre 2014. 13.17H
Redacción. Zaragoza
El departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia ha informado de la adquisición de un total de 255.000 dosis de vacunas (de las cuales 90.000 son intradérmicas) para la campaña de vacunación frente a la gripe de la temporada 2014-2015, que comienza el próximo lunes 20 de octubre hasta el 30 de noviembre (sin embargo estarán disponibles en todos los centros hasta finales de febrero).

José Francisco Sancho, director general de Salud Pública.

El Ejecutivo Autónomo ha comprado las inyectas por un importe total de 818.176 euros, y de forma centralizada juntos a otras catorce comunidades: Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla- La Mancha, Valencia, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra, La Rioja, Ceuta y Melilla. Una operación que supone un ahorro estimado de 89.544 euros respecto al año anterior y más de 450.000 euros si se compara con la temporada 2010-11, última en la que el Gobierno de Aragón las adquirió de forma independiente.

La campaña persigue conseguir una elevada tasa de vacunación en los grupos para los que está recomendada, además de reducir tanto la mortalidad y morbilidad asociadas a la gripe como el impacto de la enfermedad en la sociedad.

Deben vacunarse todas las personas mayores de 65 años con carácter general y los menores de esta edad con algún factor de riesgo, como enfermedades pulmonares, cardiovasculares, metabólicas, hepáticas, renales, neuromusculares o neurológicas, aquellas que producen inmunosupresión (incluido medicamentos, VIH o cáncer), la obesidad mórbida, implante coclear o cáncer. También es recomendable para las mujeres embarazadas y las personas que pueden transmitir la gripe a grupos de riesgo (profesionales sanitarios, trabajadores de instituciones geriátricas o de centros de cuidados de enfermos crónicos, cuidadores principales de enfermos crónicos dependientes y profesionales de servicios esenciales a la comunidad).