Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

2.300 trabajadores del Son Llàtzer y del Manacor serán personal estatutario

El Gobierno aprueba un Proyecto de Ley, que convierte a ambos centros sanitarios en Fundaciones Públicas Sanitarias

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 18:26

Redacción. Palma
Alrededor de 2.300 trabajadores del Hospital Son Llàtzer (1.400) y del Hospital de Manacor (900) pasarán a ser personal estatutario en lugar de personal laboral, después de que el Gobierno haya aprobado un Proyecto de Ley, que convierte a ambos centros en Fundaciones Públicas Sanitarias equiparando así las condiciones laborales a las del resto del Ib-Salut.

Joana Barceló.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, la portavoz, Joana Barceló, ha explicado que la diferencia con su situación actual, como Fundaciones que eran, es que ambos hospitales, pese a ser de titularidad pública y dar un servicio público, eran de naturaleza jurídico-privada y ajustaban su actuación al derecho privado, mientras que, a partir de ahora, pasarán a regirse con todas las entidades y organismos de naturaleza pública.

De este modo, ha detallado que el cambio normativo que regula estas dos Fundaciones permitirá dar cumplimiento al Acuerdo de la Mesa Sectorial de Sanidad del 4 de noviembre de 2010, ratificado posteriormente por el Consejo de Gobierno el 12 de noviembre, por el que se establecía el proceso y las condiciones de la oferta de integración en la condición de personal estatutario fijo del personal laboral fijo de los dos hospitales.

Barceló ha señalado que este trámite permitirá homogeneizar las relaciones de ocupación y las condiciones de trabajo del personal de todos los centros que gestiona el Servicio de Salud, tanto de los hospitales, como de los centros de salud de Atención Primaria.

Para ello, ambos centros hospitalarios tendrán un plazo de seis meses para adaptar sus estatutos a la nueva situación y tener, por tanto, el mismo régimen jurídico que la Fundación del Hospital de Inca. La portavoz del Ejecutivo ha destacado que el acuerdo adoptado “no tiene ninguna repercusión en la actividad asistencial que realizan ambos centros, que se continuará dando con normalidad”.

Por otro lado, ha precisado que, de forma excepcional, las fundaciones públicas sanitarias pueden tener personal laboral propio si este procede de las categorías laborales de las fundaciones del sector público que no hayan optado por integrarse en el régimen estatutario.