Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40
Martes, 06 de noviembre de 2012, a las 12:58

Ángel Merino.
El Colegio de Médicos de Badajoz ha comunicado la firme determinación de 127 médicos de hospitales de la provincia de Badajoz de presentar recurso ante el juzgado de lo contencioso-administrativo contra la resolución de la Consejería de Salud y Política Social de la Junta de Extremadura que elimina desde el pasado 1 de agosto los módulos compensatorios de guardias para médicos mayores de 55 años.

Estos módulos compensatorios se establecieron a través de un pacto de julio de 1997 entre Insalud, presidido entonces por Alberto Núñez Feijoo, y las centrales sindicales, en virtud del cual los médicos mayores de 55 años quedaban exentos de guardias y les posibilitaban el acceso a estos módulos asistenciales.

Alfonso Ambel, médico afectado.

Se trata de 127 médicos afectados, en muchos casos “jefes de servicio cuya experiencia llega a los 30 años” por lo que “no se le ve sentido al tratarse de alguien que no está empezando y que ha trabajado fielmente para el sistema sanitario”, asegura Luis Fernández, vocal de Médicos del Colegio de Badajoz. “Esto resulta malo no solo como reconocimiento económico a los médicos, sino que es contraproducente para la actividad diaria y buen funcionamiento de los hospitales”, afirma el vocal.

Según Alfonso Ambel, médico afectado del Complejo Hospitalario Infanta Cristina, “éramos seis personas que hacíamos dos tardes al mes realizando labores de consulta y quirófano”. “Atendíamos a quince personas por tarde”, concluye el colegiado. Retirar la compensación y prescindir de estos servicios "influye directamente en las listas de espera del Sistema Extremeño de Salud (SES)", que se incrementan de un modo considerable resultando, así, “perjudiciales para la calidad de la asistencia”.

Alfonso asegura que las 127 denuncias estarán en el juzgado antes de finales de año. “Estamos cumpliendo los plazos legales y abiertos al diálogo, aunque tras la reclamación que interpusimos y no encontrar respuesta, decidimos presentar el recurso contencioso-administrativo”, finaliza el afectado.

Sigue de este modo la negociación con la administración pública para intentar reconducir un conflicto ajeno a la voluntad de los facultativos donde también resulta afectado el paciente.