Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

“Poder observar la reacción ante imprevistos es irremplazable”

Durante el curso se han realizado 22 casos en vivo de cardiopatía estructural y coronaria

Jueves, 06 de noviembre de 2014, a las 16:24
Sandra Melgarejo. Madrid
Madrid ha acogido el XI Curso Internacional teórico-práctico de Terapia Endovascular y Miocárdica, el TEAM 2014, que ha superado las mil inscripciones. Según su director ejecutivo, el cardiólogo Eulogio García, en esta cita científica “se han realizado 22 casos en vivo –algunos bastante complejos y otros con indicaciones muy nuevas, y todos los pacientes ya han sido dados de alta–, conferencias de expertos en Cardiología Intervencionista, simposios temáticos y una sesión de discusión sobre casos editados realizados en otros centros”.

El contenido del TEAM ha ido cambiando a lo largo de los años, desde un enfoque centrado en la enfermedad coronaria a un enfoque mixto que también incluye patología estructural. “Esto no significa que la enfermedad coronaria esté agotada, sino que donde hay más novedades es en la cardiopatía estructural”.

Cardiopatía estructural

Eulogio García.

Aunque se trata de un curso general de Cardiología Intervencionista, en la edición 2014 se han implantado ocho válvulas percutáneas, “más que en algunos cursos específicos sobre esta intervención”, recalca García. Es más, se ha realizado la implantación de una válvula Edwards en un anillo mitral y, a la vez, la corrección de una dehiscencia perianular como consecuencia de una cirugía previa, siendo “la primera vez que se hace este procedimiento combinado en el mundo”, añade el especialista.

También se ha realizado un caso combinado de implantación de válvula aórtica y obliteración de orejuela. “Hay voces que señalan a este procedimiento combinado como muy conveniente, puesto que entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes a los que se implantan válvulas percutáneas tiene fibrilación auricular y mucho riesgo de sangrado porque son pacientes muy mayores. Todavía es una experiencia inicial, pero creemos que aumentará”, detalla García.

Por otro lado, se hizo una revisión crítica del estado actual y las perspectivas de futuro de la denervación renal, después de los resultados del estudio Simplicity 3, que revelaba que el procedimiento era muy seguro, pero cuestionaba la eficacia. En esta misma línea de seguridad y eficacia, durante la celebración del TEAM 2014 se ha conocido el resultado de la votación de la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) respecto al dispositivo Watchman para obliteración de la orejuela: “La mayoría a favor del dispositivo y un resultado dispar pero con una ligera ventaja hacia la eficacia. Estamos a la espera de que definan cuáles van a ser las indicaciones, pero en Europa ya sabemos que es eficaz”, matiza el director ejecutivo del curso.

Respecto a la indicación de válvulas percutáneas, de discutió la tendencia cada vez mayor de simplificar los procedimientos para hacerlos igual de seguros, pero más eficaces. No obstante, lo importante es mirar hacia las futuras indicaciones: “Hasta ahora, la indicación clara era en pacientes inoperables y en pacientes de alto riesgo como alternativa a la cirugía, pero ya se está trabajando, y hay algunos resultados muy prometedores, en pacientes de riesgo intermedio. Indudablemente, esto aumentará el espectro de pacientes que se tratan y hará los precios más competitivos, aumentando, por lo tanto, la coste-eficacia” señala García.

Patología coronaria

Durante el TEAM 2014, se han presentado plataformas nuevas de stents que los hacen “más navegables, más visibles y, probablemente, más seguros, ya que la droga y los polímeros son mejores”, comenta el director ejecutivo. Por otro lado, se ha hecho un caso práctico en el que la estrategia terapéutica estaba guiada por el Syntax II para tratar solo las lesiones fisiológicamente importantes en pacientes con afectación coronaria extensa; se ha realizado un caso de oclusión completa con muy buen resultado; y se han llevado a cabo diversos casos de bifurcación con distintas estrategias, desde la más sencilla con stent provisional hasta otra con implantación de dos stents hacia la arteria principal y la rama.

“Hoy es mucho más fácil recopilar información porque está disponible casi antes de que se genere, pero la importancia de un curso teórico-práctico así radica en la discusión entre expertos, que pueden tener visiones distintas, y en los casos en vivo, que permiten observar la reacción ante imprevistos y hallazgos que surgen durante los procedimientos. Eso es irremplazable”, afirma Eulogio García.