13 nov 2018 | Actualizado: 17:10

“Padecemos una crisis sanitaria cercana a la guerra”

La exconsejera de Salud pide tiempo a Iceta para aceptar recuperar sus funciones

Miércoles, 23 de julio de 2014, a las 11:02
Javier Barbado. Madrid

La exconsejera de Salud,
Marina Geli.

La situación en Cataluña, aun más que en el resto del país, adquiere un cariz prebélico sin precedentes a tenor de lo expuesto a Redacción Médica por la exconsejera de Salud Marina Geli, quien acaba de recibir del primer secretario del Partido Socialista autonómico (PSC) la oferta de recuperar la plenitud de sus funciones en el Parlamento, extremo para el que la política ha pedido unos días de reflexión antes de aceptarlo o denegarlo, según ha trascendido del Congreso Extraordinario del partido celebrado el martes.

Para Geli, las 75 medidas sobre sanidad que contiene el borrador del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reflejan la delicada situación del sector que ella juzga más comprometida, si cabe, en la comunidad autónoma catalana, donde –recuerda– este mismo jueves se vota en el Parlamento la reprobación de la titularidad del consejero del ramo, Boi Ruiz, a raíz de una moción presentada por ICV-EUiA que procede, su vez, de una interpelación llevada a cabo en el último pleno.

“Estoy por la labor de revisarlo todo, copagos incluidos; nos estamos haciendo un lío y debemos repasarlo todo de nuevo”, señaló. La diputada socialista precisó que, en breve, en Cataluña se dispondrá de un  informe sobre la repercusión que ha tenido la aplicación de copagos específicos en la región, “con algunos de los cuales estoy, por otra parte, de acuerdo”, matizó.

En todo caso, Geli tacha de erróneo centrar el problema de la sanidad catalana en la financiación vía impuestos de la asistencia y en la búsqueda de nuevas fórmulas en ese terreno para garantizar unos mínimos de calidad en la cartera de servicios porque “puede romper aún más la equidad y no resuelve el tema general que es el debate, entre otras cosas, del aumento del tiempo de las listas de espera y la drástica disminución de los salarios de los profesionales”.

“Sinceramente, tanto el Ministerio [de Sanidad] como las consejerías de las comunidades autónomas nos hallamos casi en una situación de economía de la guerra, de verdad”, sentenció.