Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Jueves, 15 de marzo de 2012, a las 23:02

todos los grupos políticos rechazan la moción presentada por martínez olmos
El Congreso no quiere extender la subasta andaluza
Cervera (PP) y Llamazares (Izquierda Plural) defienden que la medida invade competencias del Estado

María Márquez. Madrid
Con 193 votos en contra y 9 abstenciones, los miembros de la Cámara baja han dado al traste con la moción del PSOE sobre las ventajas para el ahorro farmacéutico de la subasta de medicamentos andaluza y su conveniente extensión al resto del Estado. En su comparecencia, el portavoz del partido en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, José Martínez Olmos, ha criticado el euro por receta catalán y ha asegurado que la subasta hubiese supuesto para Cataluña 170 millones de euros, “mucho más” que lo recaudado con el recientemente aprobado euro por receta.

El portavoz socialista, José Martínez Olmos.

Su homólogo en el PP, Manuel Cervera, ha acusado al PSOE de querer extender un modelo “que invade competencias del Estado y de las autonomías” y de que su única intención es “sacar rédito político tratando de forma desigual a los andaluces”, aludiendo a las inminentes elecciones autonómicas. Además, Cervera ha apuntado que en el RD de agosto de 2011, el por entonces Gobierno socialista “corrigió”, según sus palabras, el texto que aludía a la subasta "porque había una ruptura de mercado”. Alusión ya hecha en el pleno anterior por la propia ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y que Martínez Olmos rechazó en declaraciones a Redacción Médica. Para Cervera, la solución al ahorro en el ámbito farmacéutico pasa por guías de buenas prácticas, estudio de “coste-beneficio” de medicamentos y “protocolos para acceso a nuevos medicamentos aceptando también los de mayor coste si son beneficiosos”.

Entre las negativas a la iniciativa socialista se han encontrado las del PNV, representado por Emilio Olabarría, Rosa Díez, portavoz de UPyD, Gaspar Llamazares como voz de Izquierda Plural y Conxita Tarruella, de CiU. Díez ha defendido su negativa en que “no se ha medido el efecto de la subasta andaluza”, mientras que Llamazares ha asegurado “no tener problemas con la subasta” si bien ha recalcado que en productos farmacéuticos “las comunidades no tienen competencias, por eso tenemos la Ley del Medicamento, la Ley General de Sanidad y el Catálogo de Prestaciones”, dejando su última crítica para lo que ha denominado ‘creacionismo en materia sanitaria’ que invade a las autonomías. Por último, Tarruella ha relacionado la subasta andaluza con “el desabastecimiento y monopolio a la larga”, argumentos en los que ha basado su voto negativo.