15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Luis Rosado: “Los médicos van a estar más incentivados”

Afirma que el ciudadano está comprendiendo que no se alterará la prestación y la calidad asistencial

Martes, 19 de junio de 2012, a las 01:01
María Márquez / Imagen: Miguel Ángel Escobar.
Tras un comienzo de año convulso por el impacto de la crisis y el impago a proveedores, el consejero de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Luis Rosado, empieza a ver la luz gracias al nuevo modelo de gestión público-privada que arrancará en 2013. La deuda autonómica se quedará atrás muy pronto, pero prefiere ser cauto y no fijar fechas para la recuperación total.

¿Nos puede adelantar algo del primer análisis que ha hecho el Gobierno valenciano de las características de las empresas candidatas a la gestión compartida?

El documento va a salir seguramente esta semana publicado en el Diario de la Comunidad Valenciana y en el Boletín Oficial del Estado, explicando las características que deberán tener estas empresas. El perfil de las empresas todavía se está definiendo, y no se ha dictaminado el resultado final hasta que pase por los servicios jurídicos. También tiene que ser autorizado por la Generalitat. La intención es que se ponga en marcha el año que viene, intentando mejorar las prestaciones que se vienen realizando por operadores externos, a través de un contrato con la Consejería y aprovechando las sinergias entre sanidad pública y entidades privadas. Queremos cambiar el modelo de negocio para basarlo en una mejora de eficiencia por parte de operadores externos, compartiendo los mismos objetivos.

Se han comentado muchas cosas, como que es un modelo privatizador. Nosotros no lo vemos así: se mantiene la relación laboral de todos los profesionales y tampoco da a control a la empresa externa de lo que prescriben los médicos. Se trata de mejorar la gestión de todos los indicadores económicos de la Generalitat valenciana y asegurar la sostenibilidad del sistema.

Ahora que menciona las afirmaciones erróneas que se han hecho, también se ha puesto en duda el rol del Servicio de Farmacia Hospitalaria. ¿Cuáles serán los cambios en este ámbito?

El médico seguirá prescribiendo.

No cambiará nada. Algunos hospitales de la Comunidad Valenciana ya están en este momento con la parte logística del propio centro externalizada, por ejemplo La Fe y el Clínico de Valencia. Hemos comprobado que donde existe externalización del almacenamiento y control de compras y ventas, se obtienen beneficios importantes con relación a otros hospitales donde no existen estas empresas operadoras intermediarias. Nuestra intención es establecerlo en todos los hospitales valencianos para alcanzar mejores resultados.

Desde luego, los farmacéuticos de hospital seguirán siendo quienes elijan los productos farmacéuticos y serán quienes controlen los efectos adversos y de control de seguridad, como hasta ahora.

Así que la responsabilidad de los médicos no variará...

Para nada, al contrario, ya que al introducir modelos empresariales en el sector público lo que hacemos es probablemente lograr modelos de incentivación y productividad. Al fin y al cabo, van a poder participar de los incentivos de una forma mejor de la que lo venían haciendo hasta ahora.

Sabemos que tanto usted como otros miembros del Consell están explicando las medidas de ahorro. ¿Cómo está reaccionando los ciudadanos?

Hacemos un gran esfuerzo. Intentamos explicar que las medidas suponen ajustes importantes para conseguir la eficiencia, pero que no son recortes o disminución de las prestaciones sanitarias. Lo explicamos cara a cara y siempre compitiendo con alguien que está interesando en decir lo contrario. Pero una vez que la gente lo conoce de forma correcta, se rebaja muchísimo la tensión al comprobar que no se alterará para nada su relación con la prestación sanitaria ni con la calidad asistencial, gracias a la excelente labor de los profesionales.

¿Tienen metas concretas, cifras a alcanzar, con el nuevo modelo de gestión?

Para nosotros lo más importante es que al invertir el modelo de negocio y basarse en una prestación de carácter capitativo, se acabe con los elementos de déficit, ya que ahora existe un riesgo compartido entre empresas y Administración. En segundo lugar, como hay una mejora de la eficiencia, calculamos un 10 por ciento de ahorro en la transferencia económica como el mínimo que se va a poder producir. Además, existen elementos que hacen que la utilización de los propios recursos sanitarios por operadores externos deban de compensarse con una tasa. Son elementos que a la Generalitat le suponen no solo controlar el coste, sino probablemente disminuir el gasto sanitario y hacer más sostenible la sanidad en un momento en el que es prioritario en los sistemas de salud.

Las medidas del RD 16/2012 sobre el turismo sanitario, que tanto afecta a la Comunidad Valenciana, se suma al trabajo de sostenibilidad que impulsan desde la autonomía...

Medidas de eficiencia puestas en marcha por la Consellería más medidas de cohesión del SNS puestas por el Ministerio, y elementos que conformen la sostenibilidad del sistema, es el camino adecuado para que las generaciones posteriores puedan heredar una sanidad tan buena como la que tenemos ahora, porque de lo contrario tenemos el peligro de empezar a tener prestaciones disminuidas, y no es lo que queremos.

Otro caballo de batalla es el pago a proveedores…

El fin de la deuda a proveedores.

Hay esfuerzos del Gobierno que se van a ver pronto reflejados porque nuestra previsión es que a finales de este mes ya se realicen los pagos a proveedores que estaban pendientes y que la Comunidad se quede a cero de deuda. Esto es un elemento que nos va a dar muchísima tranquilidad a nosotros, a los proveedores, y seguro que a partir de este momento habrá una mejora de intercambio entre unos y otros y una ganancia de optimismo que necesitamos todos.

¿Cuándo cree que va a remontar la situación autonómica y nacional?

Hay elementos confluyentes. Por una parte, hay elementos coyunturales: estamos en uno de los peores momentos del país pero tamabién seguros de que vamos a salir de esto, unidos y teniendo un sentido de Estado. Sabemos también que la sociedad tiene que transformarse y hacer cambios estructurales, más allá de solucionar la situación coyuntural, no debemos pararnos aquí. Hay un reto importante para los gobernantes en este momento y es el de cambiar la sociedad y salir del atolladero en el que estamos ahora.

¿Es partidario de fijar fechas para la recuperación? Se habla de 2013…
Yo creo que no se debe concretar si no se está seguro de una cosa. Generar incertidumbres es probablemente el mayor de los peligros que pueden hacer los políticos.