Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Martes, 19 de julio de 2011, a las 14:16

Redacción. Santander
La consejera de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, encargará un plan de necesidades para poner en funcionamiento un servicio de pediatría y una unidad de partos en el Hospital de Sierrallana que incluirá un análisis de su viabilidad económica y asistencial y un calendario de implantación. Sáenz de Buruaga ha trasladado este compromiso al alcalde de Torrelavega, Ildefonso Calderón, que le ha pedido que estudie la forma de implantar ambos servicios en el transcurso de una reunión que han mantenido en la consejería.

Calderón y Sáenz de Buruaga, en el despacho de esta.

 La también vicepresidenta del ejecutivo autonómico ha solicitado al regidor el "tiempo razonable que la situación exige", puesto que su prioridad en estos momentos se centra en completar el equipo directivo del Servicio Cántabro de Salud (SCS) y, en particular, del Hospital Sierrallana.

También ha pedido a Calderón (el primer alcalde que recibe desde su toma de posesión), tiempo para conocer con el "máximo rigor" la situación financiera de su departamento y el margen de maniobra del que dispone para fijar prioridades. Inmediatamente después, la consejera encargará un plan de necesidades que evalué los recursos humanos y materiales necesarios, el coste y un cronograma, según ha asegurado.

115 km para dar a luz

No obstante, Sáenz de Buruaga ha hecho hincapié en que la puesta en marcha del servicio de pediatría y de la unidad de partos es un "compromiso firme y rotundo" del Gobierno de Cantabria con los ciudadanos, de cuyo beneficio social no tiene "la menor duda", frente a la postura mantenida por el anterior ejecutivo. Según la vicepresidenta, estos servicios no solamente contribuirán a incrementar la oferta asistencial del Hospital Sierrallana, sino que "descargarán" a la Residencia Cantabria.

De hecho, no solo beneficiarán a Torrelavega, sino a una población de referencia de más de 160.000 personas (de las que 28.000 son niños de cero a 14 años) que geográficamente se corresponde con la mitad occidental de Cantabria. La consejera ha recordado en este sentido que la población del área de salud IV, que abarca hasta San Vicente de la Barquera, la zona del Saja y Nansa o la zona de salud Liébana, y la zona especial de Salud III (Reinosa y Campoo Los Valles) a veces tiene que recorrer hasta 115 kilómetros, "a menudo por tortuosas carreteras", para dar a luz o para que sus hijos sean atendidos por un pediatra en la Residencia Cantabria. "Hablamos de ofrecer proximidad a esa población, pero también de mejorar la calidad y la cobertura asistencial de toda la comunidad autónoma", ha subrayado Sáenz de Buruaga. Según ha dicho, la "prioridad a corto plazo" debe ser implantar el servicio de Pediatría, ya que los pediatras de los centros de salud solo atienden ahora hasta las cinco de la tarde y Urgencias de Sierrallana carece de estos especialistas.