Premio fin de carrera, cardiólogo, 2 másteres y sin trabajo desde mayo

Confiesa que no se apuntó en la bolsa de demandantes de empleo del Sespa "porque lo que ofertan es muy precario"

Julio García Rubio junto al jefe de servicio de Cardiología de Cabueñes, Eduardo Segovia.
Premio fin de carrera, cardiólogo, 2 másteres y sin trabajo desde mayo
vie 28 junio 2019. 12.10H
Mejor expediente de su promoción en la Facultad de Medicina de Oviedo (40 matrículas, 23 sobresalientes y tres notables), Premio Nacional Fin de Carrera, dos másteres (uno de cuidados cardiacos agudos y otro de gestión clínica), y cursando otro de metodología de la investigación en ciencias de la salud del que aún le queda un año por delante. Julio García Rubio, gijonés de 29 años, es el primer MIR de Cardiología del Hospital de Cabueñes y, tal y como recoge esta semana en una entrevista de El Correo, está en paro.

El caso es que ni el brillante expediente académico ni la formación obtenida le han valido para que el Sespa le ofrezca continuar tras su periodo de formación, que inició en 2014 como residente en Cabueñes. Cinco años de MIR que, asegura, "no cambiaría por nada del mundo" y que le han convertido "en el cardiólogo clínico que soy ahora".

Siente que su formación en el hospital gijonés "ha sido muy buena". Al ser el primer residente del servicio, "pude hacer guardias, siempre asistido por un adjunto, desde el primer día, algo que no ocurre ni siquiera en hospitales más grandes". Al disponer Cabueñes de una sala de hemodinámica, este cardiólogo pudo adiestrarse también en cateterismos, colocación de stent, atención al infarto agudo de miocardio, código corazón...

El cardiólogo lamenta los hechos porque, asegura en la entrevista que "fuera de aquí se pegan por nosotros". Lo sabe porque muchos de sus compañeros se han marchado a otras comunidades, "donde ofrecen contratos de un año o plazas de interino» para intentar fidelizar a los MIR.


Uno de los 240 premios de excelencia


Lamenta que se "esté perdiendo tanto talento". No solo entre los nuevos médicos, sino "con profesionales muy cualificados, que llevan años trabajando pero que se acaban marchando porque se sienten maltratados", advierte tras recoger uno de los 340 premios de excelencia que presidió el ministro de Ciencia, Pedro Duque. 

Julio García Rubio confiesa que no se apuntó en la bolsa de demandantes de empleo del Sespa "porque lo que ofertan es muy precario". Diez días en Jarrio o Cangas del Narcea. "El problema es que si te llaman y dices que no, te sancionan. No te dan ni tiempo para pensártelo". Le extraña oír a las autoridades sanitarias decir que "no hay médicos disponibles. Yo estoy aquí, existo y a mí nadie me ha llamado", relata.

A este especialista le encantaría poder trabajar en un hospital con unidad coronaria. Se ha formado para eso. Le gusta, dice, atender "casos agudos, el infarto grave". Si pudiera elegir, elegiría quedarse, pero tal y como van las cosas, "sin una política clara de recursos humanos, me veo fuera de Asturias".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.