27 de septiembre de 2016 | Actualizado: Martes a las 17:00

La OMS exige prescribir antibióticos solo ‘cuando sean necesarios’

El primer informe internacional aboga por un modificar el uso farmacológico

Miércoles, 30 de abril de 2014, a las 19:26
Redacción. Madrid
La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que la resistencia a los antibióticos es ya una “grave amenaza” para la salud pública de todo el planeta. Así de contundentes son las conclusiones del primer gran informe internacional que aborda esta cuestión esencial no para el futuro, sino para el presente.

Margaret Chan, directora general de la OMS.

“Resistencia a los antimicrobianos: informe mundial sobre la vigilancia”, como así se titula el documento de la OMS recién publicado, centra la atención en siete bacterias “responsables de infecciones comunes graves como la septicemia, la diarrea, la neumonía, las infecciones urinarias o la gonorrea”, entre otras muestras de debilidad que tienen ya los antibióticos frente a muchos agentes infecciosos distintos. Preocupa, sobre todo, los utilizados como último recurso.

“El mundo está abocado a una era posantibióticos”. Estas palabas pronunciadas por el subdirector general de la OMS para Seguridad Sanitaria, Keiji Fukuda, dan buena muestra de lo serio que se ha convertido el problema de la debilidad farmacológica de estos medicamentos clave, que según el responsable del organismo internacional, han servido para permitir que las personas vivan “más tiempo” y “con más salud”. De ahí que Fukuda, en nombre de la OMS, haya pedido que se cambie “la forma de producir, prescribir y utilizar los antibióticos”. De lo contrario, “el mundo sufrirá una pérdida progresiva de estos bienes de salud pública mundial cuyas repercusiones serán devastadoras”, ha aseverado.
Son muchos los países que, en pleno siglo XXI, carecen de instrumentos “fundamentales” para luchar contra la resistencia a los antibióticos, “Es necesaria una mayor aportación de todos los países y todas las personas”, según las conclusiones de la OMS.

El documento centra su mirada en todos los continentes y en su análisis de la región europea, señala que hay una amplia resistencia de K. pneumoniae a las cefalosporinas de tercera generación. Según informa la OMS, hasta un 60 por ciento de las infecciones por S. aureus son resistentes a la meticilina, lo que se traduce en que el tratamiento con los antibióticos habituales no funciona.

Desde los ciudadanos de a pie hasta los facultativos, pasando por las administraciones públicas o la propia industria farmacéutica. El informe propone medidas para todos los implicados en la salud pública, desde simples indicaciones como que se usen antibióticos solo cuando los haya prescrito un médico, acción dirigida para la población en general, o el requerimiento de que se prescriban y dispensen antibióticos únicamente “cuando sean verdaderamente necesarios”, exigencia para los médicos. A los “planificadores de políticas” y a la industria, la OMS les pide medidas como “fomentar la investigación y desarrollo de nuevos instrumentos” que salven de la amenaza que ya es más real que futura.

ENLACES RELACIONADOS:

Informe de la OMS sobre la resitencia mundial a los antibióticos