01 de octubre de 2016 | Actualizado: Viernes a las 19:00

El sueldo del médico marca la equidad del sistema

Es una de las recomendaciones de la Organización para lograr la sanidad universal en economías emergentes

Lunes, 05 de mayo de 2014, a las 17:41
Laura G. Rueda. Madrid
Más allá de  la discusión sobre si el sistema sanitario debe financiarse mediante impuestos o recurrir a recursos privados, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha señalado en un reciente informe sobre crecimiento inclusivo el pago correcto a médicos y hospitales como una de las formas más eficaces para lograr la sanidad universal.

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

La recomendación choca con la situación actual en España, donde los salarios del sector sanitario llevan en descenso desde hace algo más de dos años. En concreto, en el caso de los médicos de hospital, su remuneración se ha reducido en 11.400 euros al año entre 2009 y 2012.

En el documento, titulado ‘All on board. Making Inclusive Growth happen’, la OCDE analiza el crecimiento económico desde un enfoque que va más allá de los meros indicadores económicos para tomar en cuenta factores relacionados con la calidad de vida de los ciudadanos y cómo la desigualdad afecta a su bienestar.

En lo que respecta a la equidad en el acceso a la sanidad, el informe apunta cómo la mayor parte de los países de la OCDE han logrado la sanidad universal, con México y Estados Unidos como principales excepciones. Para lograr alcanzar este objetivo en economías emergentes, la Organización hace una serie de recomendaciones en base a experiencias anteriores.

Así, según la OCDE, pagar a los médicos y hospitales correctamente es más importante para el sistema que de dónde provengan sus recursos. Del mismo modo, destaca la importancia de la Atención Primaria y las intervenciones preventivas; así como asegurar la cobertura sanitaria en lo relativo a vacunación, cirugía menor ambulatoria y asistencia comunitaria para toda la población en un primer momento, e ir ampliando la cartera de servicios con posterioridad. Respecto al sector privado, señala como  “deseable” recurrir a éste cuando los servicios asistenciales públicos existentes no son suficientes.

Las personas con bajos ingresos acuden menos al especialista

En cuanto a la equidad en el acceso a la asistencia sanitaria, la situación es muy distinta, ya que una mayoría de los estados muestran desigualdades relacionadas con el acceso a los servicios de salud, de tal forma que las personas con bajos ingresos tienen menos probabilidades de recibir atención médica especializada.

Asimismo, la auto percepción de la salud es distinta entre las personas con más ingresos y las más desfavorecidas, éstas últimas presentan más necesidades insatisfechas. En concreto, en los países de la OCDE, de media,  el 80 por ciento de aquellos con un poder adquisitivo elevado están satisfechos con su salud frente a poco más del 60 por ciento de los que tienen rentas más bajas.

En el caso de España,  aunque existe una diferencia entre la percepción de la salud relacionada con el nivel de ingresos; el porcentaje de personas satisfechas con su estado de salud varía respecto a la media de la OCDE, sobre todo entre las clases bajas. Así, en torno al 85 por ciento de los ciudadanos con ingresos altos está contento con su salud, frente al 70 por ciento de aquellos con menos poder adquisitivo.

Acceda aquí al informe completo