30 de julio de 2016 | Actualizado: Sábado a las 14:45

Bruselas cree que la confidencialidad de precios encarece el fármaco un 41%

Un estudio de la Comisión recomienda compartir esta información y actualizarla anualmente entre los estados miembro

Martes, 01 de marzo de 2016, a las 12:37
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
La confidencialidad de los precios de los medicamentos en los países europeos tiene consecuencias más profundas de los que parece para la sostenibilidad de los países miembro. Un estudio de la Comisión Europea estima que si los estados miembro de la UE compartieran esta información, el coste de los fármacos financiados podría caer de media hasta un 41,2 por ciento mediante los precios de referencia europeos.

Precio medio de un medicamento (de cero a 100 euros) en cada país de la UE si se aplican los precios con descuentos y el sistema de precios de referencia europeos. Estimación hecha por la Comisión Europea.

Estas estimaciones se basan en que la mayoría de los estados europeos logran descuentos adicionales a sus precios oficiales, que los autores del análisis calculan de un 20 por ciento de media. Por ello, animan a que se rompa el secreto que rodea las cantidades que se pagan por los fármacos financiados, dado que redundaría en un mayor ahorro de todos los países.

Es más:  de aplicarse esta idea, el precio de los medicamentos en España de media sería de unos 30 euros, mucho menos que los 70 euros estimados como precio de fábrica, aunque reconocen que su cálculo es "puramente figurativo".

Por todo esto, el informe anima a fomentar “nuevas opciones de colaboración” entre los países europeos, que incluyen mejoras técnicas del sistema de precios de referencia continentales mediante reevaluaciones anuales y sistemas para compartir información. Para ello recomiendan el uso de herramientas europeas ya existentes, como la base de datos de precios de medicamentos europea (Euripid).

Precios diferenciados

Si bien los precios de referencia a escala europea se entienden como un herramienta de ahorro y sostenibilidad, los precios diferenciados no obedecen a esta estrategia, sino a la de mejorar e incrementar el acceso al medicamento en países en vías de desarrollo, y no se emplean en ningún estado europeo, según el estudio de la Comisión. “Se trata de una política de los gobiernos o de instituciones internacionales que fija los precios de acuerdo con la capacidad de pago o con la situación económica”, indican los autores.

De hecho, concretan que “nunca ha sido entendida una herramienta para la contención del gasto” y tendría dos grandes inconvenientes en el continente europeo: primero, la posibilidad de que se desarrolle un comercio paralelo fomentado por las diferencias de precio y, segundo, que asociada a los precios de referencia esta política podría provocar que la industria farmacéutica no lance sus productos en los países donde estos costes serían más bajos, dado que provocarían la caída del resto.

En todo caso, apuntan que para aplicar una estrategia como la de los precios diferenciados sería necesario un acuerdo entre los 28 países de la Unión Europea para generar los mecanismos y principios necesarios, todos ellos completamente transparentes, con una estructura central que se encargue de su coordinación.

Sin embargo, el informe avisa que es necesario ir más allá de ambas políticas y recomienda iniciar mecanismos alternativos que lleven a Europa a poder dar con “lo que constituye un precio justo” para el medicamento.

ENLACES RELACIONADOS

Acceda al informe de la Comisión Europea