Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Madrid

Lunes, 09 de julio de 2012, a las 16:58

I ENCUENTRO MADRILEÑO DE DIRECTIVOS DE LA SALUD
EL DIRECTOR GENERAL DE HOSPITALES INAUGURA LA CITA EN ARANJUEZ
Burgueño: “Los retoques no aseguran la viabilidad del SNS”
Advierte de que “la crisis no es del sistema prestador, sino del financiador”

Redacción / Imagen: Diego S. Villsante y Pablo Eguizábal. Aranjuez
El director general de Hospitales de la Comunidad de Madrid, Antonio Burgueño, ha sido el encargado de inaugurar el I Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud, organizado por Sanitaria 2000, auspiciado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Fundación Ad Qualitatem, y que cuenta con la colaboración de Boston Scientific, Dräger, Elekta, Gasmedi y Roche.

De izquierda a derecha, José María Pino, presidente del Grupo Sanitaria 2000; Antonio Burgueño, director general de Hospitales de la Comunidad de Madrid; y Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad España de Directivos de la Salud (Sedisa) y secretario general de la Fundación Ad Qualitatem.

Intervención de Antonio Burgueño.

Burgueño ha advertido de que “en 2012, desgraciadamente, el problema es de dónde sacamos el dinero para la sanidad, porque no hemos resuelto la financiación. No hay más remedio que hacer cosas que generen entrada de dinero”.

El director general de Hospitales ha afirmado que “hay una crisis política creada por la sanidad de primera magnitud. ¿Quién es el culpable? ¿Las comunidades autónomas malgastadoras, o el Estado empeñado en que el sistema es universal y gratuito? La crisis no es del sistema prestador, lo que no quiere decir que no debamos cambiarlo, pero lo vamos a destrozar si seguimos pensando que esta faja entra. Y no entra, solo es viable con un recambio en la financiación”, ha indicado.

De izq. a dcha.: Jesús Escudero, director general de Gasmedi; Mariano Guerrero, director de Planificación y Proyectos en Ribera Salud; Carlos Arenas, gerente del Departamento de Salud de Orihuela (Alicante); Julio de la Rosa, director comercial de Gasmedi; y José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón de Ardoz de Madrid.

Finalmente, ha aseverado que “el SNS necesita un documento de expertos valientes y responsables que evalúe qué es la sanidad española en estos momentos y su deriva”, y ha invitado a los directivos de la salud a una reflexión que derive “en ese documento”. Burgueño ha pedido que este documento pueda ser presentado en el IV Encuentro Global de Directivos de la Salud, que Sanitaria 2000 organizará en el Parador Nacional de Sigüenza (Guadalajara) los días 19 y 20 de octubre. “Tenemos tres meses de reflexión, tres meses de tarea, pero necesitamos un documento que hable a la sociedad. Si no tenemos vertiente social somos pocos relevantes. Necesitamos una voz articulada”.

En la primera imagen, el gerente del Hospital del Tajo, en Aranjuez, y el presidente de Sedisa, Joaquín Estévez. A continuación, el gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, José Soto, y el gerente de Sescam, Luis Carrtero.

Juan Carlos Antony, director comercial en Dräger Medical; Paloma Beltrán, directora de Relaciones Institucionales y Comunicación en Boston Scientific; y José Carlos Wassmann Robles, director de Grandes Cuentas en Boston Scientific.

En la primera instantánea, Antonio Burgueño y Miguel González, director general de Dräger. A continuación, María Codeiso, directora gerente del Hospital Infanta Cristina de Madrid, y Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz.

En la primera fotografía, Manuel de la Puente, gerente del Hospital de Fuenlabrada de Madrid, junto con Mercedes de Cambra, directora de Relaciones Institucionales y Market Access de Elekta. A continuación, Carlos Arenas y el gerente del Hospital de La Princesa de Madrid, Miguel Ángel Andrés Molinero.

Carmen Fernández-Aceytuno, KAM de Roche; Julio Mayol, cirujano y director de la Unidad de Innovación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; y Cristina Girón, KAM de la mencionada compañía farmacéutica.

En la primera imagen, Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, y César Pascual, gerente del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander. En la siguiente fotografía, vista del auditorio mientras Antonio Burgueño pronuncia su conferencia.

Jesús Sanz, presidente de la Asociación Nacional de Directivos de la Salud (ANDE); Mercè Casas, directora general de Iasist; y Raimon Belenes, adjunto a la Dirección General de Capio.


CONFERENCIA DEL GERENTE DEL SERVICIO DE SALUD DE CASTILLA-LA MANCHA
Carretero: “Vayamos más allá de medidas de supervivencia”
"La crisis es una oportunidad para abordar cambios que tradicionalmente encuentran resistencia", dice

Redacción / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez
“No hay que centrarse solo en medidas a corto plazo que nos hacen sobrevivir. Ahora tenemos los gestores la oportunidad de tomar medidas de calado, que hace años eran difíciles porque generaban resistencia, y ahora son casi imprescindibles”, así se ha expresado el gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), Luis Carretero, en la conferencia que ha ofrecido en el Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud.

El gerente de Sescam, Luis Carretero.

Carretero se ha centrado en la experiencia en Castilla-La Mancha. “En nuestra región tenemos la suerte de que las tensiones presupuestarias las sufrimos hace ya un año, y en este tiempo hemos hecho los deberes que ahora están teniendo que abordar otras comunidades”.

El gerente autonómico ha contado lo vivido en este tiempo en el servicio castellano-manchego: “Cuando la crisis se hace larga y nadie presta, hay que hacer algo, y buscar más financiación es complicado, porque Castilla-La Mancha no podía asumir más endeudamiento, ni pedir ayuda al resto de España. La realidad del Sescam en enero y febrero era de sálvese quien pueda, haciendo encaje de bolillos. El agua que te va cubriendo. Por la cintura se deja de pagar a los grandes laboratorios que pueden asumir mejor los impagos; por el cuello otros servicios, y si llegaba a la boca y a la nariz nóminas, limpieza… Por eso hicimos plan de viabilidad”.

Intervención de Luis Carretero, gerente del Sescam.

Entre las medidas adoptadas, Carretero ha enumerado eliminar peonadas, reemplazos, reducir el número de interinos a través de análisis de plantilla, convocar nuevos concurso de transporte sanitario más eficiente, o reducción del gasto en concierto. “Cuando se actúa sobre actividad extraordinaria hay que asumir que lista de espera de enfermedades no graves tendrá repuntes. También estamos negociando con proveedores, con diálogo, pero con condiciones casi impuestas”, ha señalado.

Para finalizar ha pedido que los directivos reflexionen sobre “lo que nos hace fuerte, sobre lo que nos hace ser eficientes”, y ha alabado el desarrollo del real decreto 16/2012, “que ordena la cartera de servicios, los flujos entre comunidades autónomas, por ejemplo”.

Además, ha indicado que el Sescam está reforzando su sistema de red. “Antes cada hospital aspiraba a hacer de todo, cada médico introducía elementos que no se correspondían con la población que atendía, y eso generaba un gasto innecesario. Ahora estamos integrando gerencias de Atención Primaria y Especializada. El siguiente objetivo es incorporar los servicios sociales a las gerencias integradas, para manejar mejor al enfermo pluripatológico”, ha avanzado.


CONFERENCIA DEL DIRECTOR GENERAL DE ATENCIÓN PRIMARIA DE LA COMUNIDAD DE MADRID
Alemany: “El problema es politizar el entorno sanitario”
“Si se hubiese profesionalizado la gestión sanitaria, muchas situaciones de hoy no las tendríamos", afirma

Redacción / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez
“Hay un problema de politización del entorno sanitario, sobre todo desde 2002, con las transferencias”, según ha expresado Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, en la conferencia de clausura del Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud.

José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid; y Joaquín Estévez, presidente de Sedisa, durante la clausura del Encuentro.

Intervención del Antonio Alemany.

Alemany ha hecho hincapié en que “es un momento difícil para los gestores, porque cuando hay bonanza económica el político aparta al gerente, pero cuando no hay dinero, pide al gestor que actúe y resuelva el problema. Por eso es un momento para políticos y gestores valientes”. En este sentido, ha incidido en que “la crisis se puede abordar desde muchos puntos de vista: el de las organizaciones, el de los pacientes, el del ciudadano sano, que paga y no consume, el de los profesionales”, y ha proseguido señalando que “ante la crisis el problema no es cerrar puntos de atención continuada, por ejemplo, el problema es quién tomó la decisión de abrirlo, que seguro que no fue el gastor, sino el político de turno, y ahora el ‘marronazo’ es para el gestor”.

Por eso ha indicado que “si se hubiese profesionalizado la gestión sanitaria, muchos problemas de hoy no los tendríamos. Hay que crear un modelo que evite este tipo de situaciones”, ha reflexionado.

Echa en falta diálogo

El director general de la Primaria madrileña cree que “estamos en un escenario que falta diálogo con el gestor: el sindicato juega a político; el colegio juega a sindicato; y la sociedad científica a colegio. Tenemos gestores que son políticos. Craso error, y le pido a Sedisa que sea el adalid de la profesionalización del sector directivo. Que haya una bolsa de especialistas donde las administraciones encontrar especialistas formados”, ha solicitado.

“Primaria es resolutiva, si no el hospital estaría colapsado”

Alemany también ha defendido el papel del primer nivel asistencial. "Si no fuéramos resolutivos en Atención Primaria los hospitales estarían colapsados, resolvemos el 85 por ciento. El compañero de hospital no ve eso, solo lo que derivamos". Además, ha incidido en la peculiaridad de que centro de salud. "Igual que cada hospital es diferente, cada centro de salud también lo es. Por eso pensamos que debe ser el profesional que está a pie de obra quien lo gestione. No es lo mismo gestionar un centro de salud de Villa de Vallecas, u otro en el Barrio del Salamanca, donde hay mucho doble aseguramiento".


I ENCUENTRO MADRILEÑO DE DIRECTIVOS DE LA SALUD

SISTEMA NACIONAL DE SALUD: EFICIENCIA O FINANCIACIÓN, ¿CUÁL ES EL PROBLEMA?
Gerentes apuestan por un cambio de modelo orientado a resultados para hacerlo eficiente
Defienden un sistema que implique y dé autonomía a los profesionales

Cristina Mouriño / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez (Madrid)
El cambio de modelo se perfila como la solución a la ineficiencia del sistema sanitario frente a una mayor financiación. Esta es la principal conclusión a la que han llegado los ponentes de la mesa ‘Sistema Nacional de Salud: Eficiencia o financiación, ¿cuál es el problema?’ celebrada en el Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud organizado por Sanitaria 2000 este fin de semana en Aranjuez.

De izq. a dcha., José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón; Carmen Pantoja, directora gerente del Hospital Universitario Infanta Leonor; César Pascual, director gerente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Cantabria; Carlos Arenas, director gerente del Departamento de Salud de Orihuela; y Mariano Guerrero, director de Planificación y Proyectos del Grupo Ribera Salud y moderador de la mesa.


 
“Entre financiación y eficiencia me quedo con la eficiencia” ha señalado José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón. “Tenemos además de un problema coyuntural, uno estructural. El éxito del sistema de salud español ha comprometido el futuro del propio sistema, por lo que es necesario reinventar el sistema del Estado de Bienestar”. “La gran prioridad de los gestores es garantizar la eficiencia del gasto”.

Gómez Moreno apuesta por reinventar el Estado del Bienestar.

Carlos Arenas: “Tenemos un problema de estructura y nuestro coste administrativo es mayor que en otros países”

Por su parte, Carlos Arenas, gerente del Departamento de Salud de Orihuela, ha subrayado que “no habrá más financiación”. “Lo que tenemos, ha explicado, es un problema de estructura”. “Nuestro coste administrativo está por encima de la media de los países de la OCDE”. Ante esta situación, Arenas ha abogado por una práctica clínica razonable, por aumentar la productividad de los recursos humanos, racionalizar la atención continuada y reducir el absentismo, entre otras medidas. Asimismo, ha defendido unos “presupuestos finalistas y vinculantes”. “Gestionar lo público, ha concluido, es saber que tenemos un compromiso ético con la sociedad en una limitación de recursos que hay que priorizar”.

Camen Pantoja: “La eficiencia no puede ser un problema, sino que debe ser intrínseco a nuestra forma de actuar”.

César Pascual: “El recorte es importante, ha explicado, pero no está cambiando la tendencia inflacionaria”.


La gerente del Hospital Infanta Leonor, Carmen Pantoja, ha destacado que “la eficiencia no puede ser un problema, sino que debe ser intrínseco a nuestra forma de actuar”. “Tenemos que cambiar el modelo en sus objetivos y prioridades”, ha señalado. “Es conveniente incentivar a los profesionales, ha continuado, para que implementen procesos que ayuden a racionalizar el gasto”. “Es necesario trabajar en el modelo de las personas, orientado a los resultados y que implique y dé autonomía a los profesionales”. Sobre el modelo de financiación Pantoja ha señalado que el modelo capitativo es el idóneo.

Miguel González, director general de Dräger; José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; Arantxa Ruiz, directora de División Hospitalaria en Gasmedi; y Julio de la Rosa, director comercial de la misma compañía.

Por último, César Pascual, gerente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Cantabria, ha afirmado que “el sistema sanitario y los recursos asistenciales han estado infrafinanciados históricamente”. “La sostenibilidad, ha señalado, conlleva considerar la variabilidad y que tengamos un gasto contenido y limitado”. “El recorte es importante, ha explicado, pero no está cambiando la tendencia inflacionaria”. “La variabilidad y el pasar a la medicina basada en la evidencia es un salto que tenemos que dar ya”, ha concluido.

Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz de Madrid; Francisco Javier Elvir, gerente del Hospital de El Escorial (Madrid); y Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad de Madrid.

Javier Maldonado, gerente del Hospital Ramón y Cajal de Madrid; el director médico del Hospital del Tajo, Jesús Antonio Álvarez Sánchez, y el gerente de este centro, Agustín Rivero.

Antonio Alemany; Manuel de la Puente, gerente del Hospital de Fuenlabrada (Madrid); Carmen Ferrer, gerente del Hospital de Guadarrama de Madrid; y Manuel Ballarín, gerente del Hospital Cruz Roja en esta comunidad autónoma.


En la primera imagen, Carmen Pantoja, gerente del Hospital Infanta Leonor de Madrid, y Juan García Capelo Pérez, gerente del Hospital del Henares de la misma autonomía. A la dcha., el gerente del Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Juan José Equiza.

A la izq., el gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, José Soto, y Pedro Izquierdo, director de Gestión y Servicios Generales en el mismo centro. A la dcha., Ricardo Herranz, gerente del Hospital Gregorio Marañón de la capital.

De izq. a dcha.: María Codesido, directora gerente del Hospital Infanta Cristina de Madrid; Juan José Equiza; Cristina Granados; Mariano Guerrero, director de Planificación y Proyectos del Grupo Ribera Salud; y Rosa Bermejo, gerente del Hospital Infanta Sofía de la Comunidad de Madrid.

Manuel Ballarín, Carmen Ferrer y Francisco Javier Elviro.

Jesús Sanz, presidente de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE); Juan Pérez Miranda, director de Relaciones Institucionales de la Universidad Francisco de Vitoria; y Ricardo López, director de Sanitaria 2000.

En la primera imagen, Carlos Arenas, gerente del Departamento de Salud de Orihuela (Alicante). A continuación, Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación del Clínico San Carlos de Madrid, junto con Paloma Beltrán, directora de Relaciones Institucionales y Comunicación en Boston Scientific.

Cristina Granados; Raimon Belenes, adjunto a la Dirección General de Capio; y Mercè Casas, directora general de Iasist.


UNANIMIDAD ENTRE LOS GERENTES DE HOSPITAL Y DIRECTIVOS DE LA SALUD
El pago per cápita se impone como opción financiera para una sanidad pública obsoleta
La fórmula completa debería incluir la gestión de la Atención Primaria y los incentivos

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez (Madrid)
La financiación per cápita de los servicios hospitalarios se postula como una fórmula adecuada para contribuir a que funcione y se sostenga el Sistema Nacional de Salud con independencia de que éste necesite un cambio estructural, de acuerdo con los gerentes de hospital y altos cargos directivos del ramo reunidos en el I Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud organizado por Sanitaria 2000, grupo editor de este periódico, auspiciado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud y la Fundación Ad Qualitatem, y que ha contado con la colaboración de Boston Scientific, Dräger, Elekta, Gasmedi y Roche.

Cristina Granados, Rosa Bermejo, Miguel Ángel Andrés Molinero y Carlos Sangregorio Yáñez.

El gerente del Hospital La Princesa de la capital, Miguel Ángel Andrés Molinero, fue el primero en fijar su respaldo a las “múltiples ventajas” que ofrece este sistema de pago al proveedor de la asistencia, si bien señaló, al mismo tiempo, la dificultad de adaptarlo de forma integral al sistema sanitario público, y puso como ejemplo la retribución por incentivos a los profesionales.

Granados llama a observar "con tiempo" la cápita.

Bermejo antepone el bien del sistema al de cada centro.

En este punto, el gerente del Ramón y Cajal de Madrid, Javier Maldonado, recordó que “por primera vez, contamos con los sistemas de información que permite conocer un mapa muy preciso de los pacientes”, en alusión a la libre elección de médico, enfermero y centro de salud implantada en la Comunidad de Madrid.

Este aspecto, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el ámbito de la salud, también fue destacado por Carlos San Sangregorio, gerente del Hospital del Sureste de Madrid, quien glosó las opiniones del auditorio (unos cincuenta directivos sanitarios) con relación a este asunto al aseverar que “todos apostamos por la inclusión de todos los factores posibles en el modelo de la cápita, porque ya no se paga por enfermedad, sino por salud”. E incidió en que, en efecto, la comunidad autónoma madrileña “va a iniciar un programa espectacular para conocer el flujo real de pacientes”.

Andrés Molinero explica su posición favorable a la cápita.

Sangregorio resume qué piensa el directivo en esta mesa.

César Pascual, gerente del Marqués de Valdecilla de Santander, abundó en un improvisado eslogan: “Cápita sí, pero no así”. Al igual que sus colegas, insistió en que la cuestión no es aceptar la fórmula de la cápita (ninguno en la sala la puso en duda) sino aprovecharla en la totalidad de sus posibilidades: “Si no se extiende a la Atención Primaria, si no incluye retribución variable… sería una oportunidad perdida”, reflexionó. También el director de Planificación y Proyectos de Ribera Salud, el grupo empresarial que estrenó el modelo Alzira en 1997, se unió a las alabanzas al sistema de pago per cápita, al que definió como una fórmula “basada en la salud percibida que lleva consigo un modelo asistencial cimentado en la actuación preclínica”, es decir, en la Medicina preventiva.


CONFERENCIA DEL DIRECTOR EJECUTIVO DE CONSULTORÍA Y SERVICIOS DE PSN
González García-Herrero: “Proteger los datos hace ganar en imagen corporativa”
La fuga de información o su uso indebido son los principales riesgos para las compañías

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez (Madrid)
El director ejecutivo de Servicios y Consultoría en Previsión Sanitaria Nacional (PSN), Eduardo González García-Herrero, ha explicado, durante el foro celebrado en Aranjuez, la trascendencia del manejo adecuado de los datos en las empresas del sector salud así como las ventajas de externalizar su control conforme a la experiencia de esta compañía aseguradora.

González explica por qué se externaliza este servicio.

En su opinión, la imagen corporativa de una entidad gana muchos enteros si cuida la protección de datos y el cumplimiento del reglamento comunitario, ya que “cada vez se nos pide más avances en digitalización de historias clínicas, aplicaciones móviles, interactuación con el paciente…; debemos ser pioneros en la adaptación a la normativa europea de próxima aprobación y crear proyectos basados en la filosofía privacy by design integrando nuestros proyectos en sistemas globales de calidad y adoptando medidas correctas en materia de seguridad de la información”, explicó.

En cuanto a dejar en manos de una empresa externa el control y gestión de la protección de datos, García-Herrero señaló que, en el caso de PSN, se trata de un acierto por cuanto permite mayor objetividad a la hora de cumplir la ley vigente; una actualización continua de los procesos y normativas que deben aplicarse, y, en tercer lugar, poder disponer de un servicio de asesoría y revisión de los contratos y convenios.

I ENCUENTRO MADRILEÑO DE DIRECTIVOS DE LA SALUD

CITAN COMO MODELO DE REFERENCIA EL NICE BRITÁNICO
Gerentes de hospital proponen agencias evaluadoras con carácter vinculante
Insisten en apuntar como salidas la retribución por objetivos y la financiación per cápita

Javier Barbado / Imagen: Miguel Ángel Escobar y Diego S. Villasante. Aranjuez (Madrid)
Gerentes de hospital como María Codesido, del Infanta Cristina de la Comunidad de Madrid, han propuesto la creación en España de agencias de evaluación al estilo del NICE británico, de modo que dispusiera de capacidad para redactar informes con carácter vinculante, entre otras medidas de reconversión del sistema sanitario público en aras a hacerlo costo-eficiente.

Raimon Belenes, adjunto a la Dirección General de Capio; María Codesido, directora gerente del Hospital Infanta Cristina de Madrid; Félix Bravo, director gerente del Hospital de La Fuenfría (Madrid); Manuel Ballarín Bardají, director gerente del Hospital Cruz Roja; y Javier Maldonado, gerente del Hospital Ramón y Cajal de la capital.


Estas y otras medidas de gestión han sido sugeridas durante la segunda sesión del I Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud, que se ha celebrado en Aranjuez y ha sido organizado por Sanitaria 2000, grupo editor de Redacción Médica, auspiciado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud y la Fundación Ad Qualitatem, y que ha contado con la colaboración de Boston Scientific, Dräger, Elekta, Gasmedi y Roche. Codesido también puso el acento en el desarrollo de los sistemas de información en el campo de la salud, y coincidieron con ella en este aspecto tanto el gerente del Hospital de La Fuenfría de esta autonomía, Félix Bravo, como el Adjunto a la Dirección de Capio, Raimon Belenes, quienes hablaron de “mantener” la inversión en este capítulo de la actividad gestora de los centros.

Bravo explica la posición del paciente en el sistema.

Belenes habla sobre modelos de hospital y sueldos.


Y un tercer asunto en el que los tres se mostraron de acuerdo fue el de incentivar al profesional en función de su rendimiento, y, al mismo tiempo, “retocar” las condiciones del personal estatutario e incluso transformar los organismos institucionales en empresas públicas, tal como hace con sus hospitales el Instituto Catalán de la Salud (ICS). “Los incentivos deben ir vinculados a la eficiencia. Si asignamos presupuestos por servicio, una parte debe tener repercusión directa en la nómina del personal”, sentenció la gerente del Infanta Cristina de Madrid.

Codesido cita el NICE británico como agencia evaluadora.

Ballarín Bardají ofrece datos de un estudio de Cruz Roja.

En última instancia, la mesa redonda, que llevó por título “El desafío sanitario en el sector de la salud” y que fue moderada por el gerente del Hospital Ramón y Cajal de la capital, Javier Maldonado, se prestó al debate iniciado el día anterior sobre los modelos de gestión mixta y el pago capitativo. En concreto, se planteó qué sucedería si se intentase instaurar la fórmula Alzira o similares (como los modelos PPP y PFI) en los grandes hospitales públicos de Madrid como el mencionado u otros como La Paz, La Princesa, el 12 de Octubre o el Gregorio Marañón. Hubo división de opiniones, pero se coincidió en la dificultad práctica de acometer tal empresa.

Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad de Madrid; José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; y Antonio Burgueño, director general de hospitales de esta comunidad autónoma.

En la primera fotografía, José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón de Ardoz de Madrid, junto con Carmen Pantoja, gerente del Infanta Cristina en la misma comunidad autónoma. A continuación, Jesús Sanz, presidente de la Asociación Nacional de Directivos de la Salud, y Carmen Ferrer, gerente del Hospital de Guadarrama de Madrid.

En la primera instantánea, Mariano Guerrero, director general de Planificación y Proyectos de Ribera Salud, y Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz de Madrid. En la siguiente imagen, César Pascual, gerente del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, y el director médico del Hospital del Tajo, Jesús Antonio Álvarez Sánchez.

En la primera imagen, Juan Carlos Antony, director comercial en Dräger Medical, y Pedro Peral Simonet, jefe de Ventas Zona Centro en la misma compañía. A la dcha., Miguel Barbero Sánchez, socio director en Asap Operational.


LA FRONTERA ENTRE DEPENDENCIA Y CRONICIDAD, RETO PARA LA ASISTENCIA
El modelo orientado al anciano tiene que ser integral
 Los gestores coinciden en que los sistemas sanitario y social no se diseñaron para ser sinérgicos

Cristina Mouriño / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez (Madrid)
Un modelo orientado al anciano e integral es la respuesta para acabar con la frontera que existe entre los sistemas sanitario y social a la hora de abordar la cronicidad y la dependencia. Así lo han puesto de manifiesto Juan José Equiza, director gerente del Hospital Universitario Príncipe de Asturias; Ricardo Herranz, director gerente del Gregorio Marañón; Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz; Manuel de la Puente, director gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada; y José Soto, director gerente del Hospital Universitario Clínico San Carlos; durante la mesa ‘La frontera entre dependencia y cronicidad, reto para la asistencia’.

De izq. a dcha., Ricardo Herranz, director gerente del Hospital Gregorio Marañón; Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz; Juan José Equiza, director gerente del Hospital Universitario Príncipe de Asturias y moderador de la mesa; Manuel de la Puente, director gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada; y José Soto, director gerente del Clínico San Carlos.

Equiza ha subrayado que “es el momento de poner en marcha iniciativas y procesos para una integración clínica real que evite ingresos innecesarios”. Ha puesto como ejemplo el Plan de Crónicos de Euskadi en que propone atender a este tipo de pacientes implicando a todos los agentes: pacientes, profesionales sanitarios, profesionales de los servicios sociales, cuidadores y familiares. “El objetivo, ha explicado, es reducir consultas y hospitalizaciones innecesarias, reduciendo así los costes y haciendo más eficientes los recursos”.

Herranz: “Nuestro objetivo absoluto es la prevención de la discapacidad”.

Según Joaquín Martínez los sistemas sanitario y social no se diseñaron para ser sinérgicos.


Por su parte, el gerente del Gregorio Marañón, Ricardo Herranz, ha destacado que “en muchas situaciones el anciano no encaja en nuestras guías clínicas. No hay un modelo para ellos, cuando es el colectivo que más recursos consume”. Herranz ha señalado la importancia del “deterioro de la capacidad funcional de los mayores como factor que mejor describe la situación de nuestros ancianos y como parámetro más fiable”. En este sentido, el objetivo primordial es prevenir la discapacidad a través de una atención integral y multidisciplinar. “Tenemos todavía un sistema poco adaptado al anciano”, ha apuntado.

El gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada asegura que existe una barrera entre lo social y lo sanitario.

José Soto define los nuevos problemas de salud en la población: pluripatología, cronicidad y envejecimiento.


“La mejora de la esperanza de vida genera otros problemas como el aumento de la tasa de dependencia y genera, por lo tanto, nuevas necesidades”, ha señalado Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz. “Hay dificultades, ha continuado, para derivar pacientes dependientes del sistema sanitario al sistema de atención social puesto que son dos modelos diseñados para cosas distintas”. “Nuestros sistemas no se diseñaron para ser sinérgicos”. “El Sistema Nacional de Salud ha desarrollado su red asistencial para atender adecuadamente a los agudos pero no a los crónicos”. En este sentido, en esa búsqueda del espacio sociosanitario Martínez destaca la necesidad de que exista un liderazgo político, de integrar las políticas destinadas al espacio sociosanitario en un único departamento y que este departamento ejerza autoridad.

Manuel de la Puente, director gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada, ha reconocido que “existe una barrera entre lo social y lo sanitario”. De la Puente ha señalado que en los enfermos crónicos el gasto supone el 70 por ciento y “solo nos centramos en los ancianos, cuando el 25 por ciento de la población mayor de 45 años ya tiene cronicidad. No debemos perder la perspectiva”. En este sentido, el gerente del Hospital de Fuenlabrada ha señalado que es necesario adaptarse a las necesidades del paciente, coordinar la Atención Primaria y la Especializada, fomentando el trabajo de equipos multidisciplinares.

Por último, José Soto, director gerente del Hospital Clínico San Carlos, ha apuntado que “no podemos utilizar la cronicidad y dependencia para resolver problemas económicos”. Soto aboga por mejorar la salud de la población atendiendo las pluripatologías, la cronicidad y el envejecimiento, “para mejorar nuestros resultados en salud”. Entre las deficiencias del sistema, ha destacado que “aprendimos a crear un sistema para atender lo agudo, en el que se han desarrollado procesos paralelos e inncesarios”. “Este modelo no nos sirve”, ha concluido.


CONFERENCIA DEL DIRECTOR DE LA UNIDAD DE INNOVACIÓN DEL CLÍNICO SAN CARLOS
Mayol: “El conocimiento hay que convertirlo en valor”
Desgrana cómo la experiencia, la notificación, la evaluación y la formación pueden mejorar la seguridad del paciente y ahorrar en recursos materiales y humanos

Redacción / Imagen: Diego S. Villasante y Pablo Eguizábal. Aranjuez
“Las instituciones sanitarias no han sido capaces de utilizar el conocimiento que generan para transformarlo en valor, en mejoras de eficiencia, en dinero, y eso sería la innovación”. Así se ha expresado Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid en la conferencia que ha ofrecido en la segunda jornada del I Encuentro Madrileño de Directivos de la Salud.

Apuesta por poner en valor el conocimiento sanitario.

“La unidad de innovación trata de detectar esas ideas, integrarlas, manufacturarlas y transferirlas a la sociedad. Un área que nos ha interesado especialmente ha sido la seguridad del paciente”, ha relatado. Mayol ha reconocido que “es evidente que errar es humano, que hay efectos adversos, pero no vienen gratis, traen un precio. Es sufrimiento para el paciente, daño en la autoestima de los profesionales, tanto de forma individual como en la confianza del grupo, y para la institución, que consume recursos”.

Ante esta situación, en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid detectaron que era necesario introducir cambios en la cultura, cambios que obligaban a pensar menos en formación pasiva, y más en entrenamientos de profesionales.

“Sin cambios en la cultura de organizaciones es casi imposible mejorar en la seguridad del paciente. Es necesario un nuevo ecosistema, todos los niveles orientados a la mejora en la seguridad del paciente. Esa ha sido la prioridad en la Gerencia y en los profesionales, y se ha puesto en marcha un programa específico que ha entrenado a más de 60 personas para que promuevan la cultura de la seguridad, para impulsar desde dentro la acción”, ha relatado. Pero entrenamiento en grupo, porque “creemos que no podemos formar médicos y enfermeras cada uno por su lado, hay que hacerlo en equipo, y también a los directivos, que deben saber los problemas que afectan a sus instituciones”.


agencia interactiva iberpixel.com